AUS (Valdivia) - El Taller Neolocal y la otra educación: El proceso de enseñanza-aprendizaje de la arquitectura y las ciudades del futuro
Revistas Electrónicas UACh
Web Sistema de Bibliotecas UACh
Formulario de Contacto Revistas Electrónicas UACh (OFF)
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
 
 no.18SI NO APRENDES CUANDO ENSEÑAS... ¡NO ENSEÑES!La analogía como estrategia para aprender historia de la arquitectura como un taller de diseño  Indice de autoresIndice de materiabúsqueda de artículos
Inicio revistalista alfabética de revistas  
-
 
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
AUS (Valdivia)

ISSN 0718-7262 versión on-line

  Texto completo PDF
 
  Como citar este artículo
  Agregar a favoritos
  Enviar a e-mail
  Imprimir HTML

  AUS (Valdivia) n.18 Valdivia 2015




DOI:10.4206/aus.2015.n18-02

ARTÍCULO

 

El Taller Neolocal y la otra educación. El proceso de enseñanza-aprendizaje de la arquitectura y las ciudades del futuro

Neolocal Workshop and the other education. The teaching-learning process of architecture and the cities of the future

 

Andrés Horn Morgenstern

Arquitecto, Universidad Austral de Chile, Chile.
Master of Art in Architecture, Kunstakademie Düsseldorf, Alemania.
Académico Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile. Valdivia, Chile.
andres.horn@uach.cl

Alex Becker Ravest

Arquitecto, Universidad Central de Chile, Chile.
Doctor en Ámbitos de Investigación en Energía y el Medio Ambiente en la Arquitectura, Universidad Politécnica de Cataluña, Barcelona, España.
Académico Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile. Valdivia, Chile.
alexbecker@uach.cl

Juan Carlos Olivares Toledo

Antropólogo, Universidad de Chile, Chile. Magíster Modelado del Conocimiento para Entornos Virtuales Educativos, Universidad Austral de Chile, Chile.
Doctor en Ciencias Humanas, mención Literatura y Lingüística, Universidad Austral de Chile, Chile.
Académico Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile. Valdivia, Chile.
jolivares@uach.cl

Emil Osorio Schmied

Arquitecto, Pontificia Universidad Católica de Chile, Chile.
Master of Architecture in Environmental Design, University of Nottingham, Inglaterra.
Académico Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile. Valdivia, Chile.
emilosorio@uach.cl


RESUMEN/ El Taller Neolocal centra la temática del proceso de enseñanza-aprendizaje en arquitectura mediante la incorporación de las demandas ciudadanas del presente, inserta a las y los estudiantes en problemas reales y complejos de la dinámica sociocultural contemporánea por medio de la valorización de la cosmovisión de los grupos humanos involucrados, aporta una dimensión de insumos trascendentes en el diseño arquitectónico y urbano, y relaciona variables medioambientales y socioculturales. Su objetivo es concebir y desarrollar una sostenibilidad plena en el habitar, y colaborar así en el mejoramiento de la calidad de vida en las ciudades por la vía de la identidad y pertenencia. Reflexión teórica-metodológica de nuevos arquitectos en relación a nuevos problemas y nuevas fronteras paradigmáticas. ABSTRACT/ The Neolocal Workshop is focused on the teaching-learning process in architecture and introduces current citizen demands, inserts students in real and complex problems of contemporaneous sociocultural issues by valuing the world vision of human groups involved, contributes with a scope of relevant inputs in architectural and urban design, and connects environmental and sociocultural variables. Its goal is to conceive and develop a comprehensive sustainability in living thereby helping improve the quality of living in cities by means of building identity and ownership. A theoretical and methodological reflection of new architects concerning emerging issues and paradigmatic frontiers.

Palabras clave/ Arquitectura cultural, identidad y pertenencia, diseño contextual, metodología.
Keywords/ Cultural architecture, identity and ownership, contextual design and methodology.


 

EDUCACIÓN Y PROFESIÓN. Cada cierto tiempo nos encontramos con artículos, ensayos y columnas de opinión donde se exponen y argumentan las dificultades actuales en el ámbito del desempeño profesional debido a la masificación del acceso y la matrícula en la educación superior chilena. Recientemente éstos han surgido en el contexto del debate de las reformas impulsadas en esta área. En el ámbito de la formación profesional en arquitectura, en la Región Metropolitana -que agrupa la mayor cantidad de escuelas de arquitectura en el país-, el número de matriculados en la carrera ha disminuido paulatinamente entre 2005 y 2014 en tanto en el resto del territorio nacional, las matrículas han tendido a mantenerse en un volumen relativamente estable (Gráfico 1). Los arquitectos formados en la capital, de esta forma, virtualmente igualan en número a los que se forman en las demás regiones del país. Sin duda este aspecto nos habla de una formación que hoy es absolutamente centralizada (pese a la tendencia a la baja descrita) y que cada día hay más titulados en busca de un espacio laboral.

 


Gráfico 1. Evolución de la matrícula en las carreras de arquitectura en la Región Metropolitana
(Chile) vs. otras regiones del país: 2005-2014 (fuente: elaboración propia a partir de
información obtenida del Consejo Nacional de Educación [CNED], 2015).

 

Masificación de la enseñanza-aprendizaje y centralidad devienen de este modo en variables significativas al caracterizar la enseñanza de la arquitectura. No obstante, todavía más significativa resulta la consideración de los asuntos referidos a las ideologías y paradigmas presentes y manifiestos en cada una de las escuelas de arquitectura. En el continente americano, México es el país con más establecimientos de enseñanza de la profesión. Allí, en ese ámbito paradigmático, según la crítica de la arquitecta Andrea Griborio, ellas sólo se han encargado de "buscar modelos ajenos y pasajeros" (Griborio, 2013) para aplicarlos sin reflexionar sobre la esencia de la disciplina, las necesidades y la inserción de esos modelos en el mundo real. Por este motivo sólo se conservan como modelos académicos.

El presente artículo no pretende indagar ni reflexionar sobre los motivos o consecuencias que esto ha acarreado para el país o para la formación profesional impartida tanto por las instituciones de educación superior públicas, las integrantes del Consejo de Rectores o las llamadas privadas. A partir de una reflexión de los procesos de enseñanza-aprendizaje en arquitectura, lo que se propone, en cambio, es una metodología que permita a los futuros profesionales arquitectos asumir y abordar las inquietudes y los escenarios -cada vez más complejos- presentes en los medioambientes construidos, las ciudades y la sociedad contemporánea, en un contexto donde la formación cada vez más descentralizada de los arquitectos requiere incorporar aspectos identitarios locales. De este modo, la discusión y la formación de los arquitectos no se orienta a cuestionar el sobrestock de profesionales en el mercado (Lobos, 2007), sino que a la ausencia de diferenciación en la formación y las orientaciones curriculares presentes en las escuelas de arquitectura chilenas.

Los ciudadanos están cada vez más informados e hiperconectados, ejercen presión sobre los dispositivos, buscan participar en el desarrollo de sus ciudades (Virilio, 2004, 2009; García Canclini, 2005; Jameson, 2002, 2013) y exigen, en consecuencia, derechos de participación y consideración de sus contenidos culturales. Demandan, en suma, otra manera de desarrollo de sus propias ciudades y centros habitados, mayor inclusión y participación democrática efectiva. La sociedad, en su conjunto, se ha percatado de que es capaz de alterar los rumbos clásicos de las planificaciones y los diseños. Ha comprendido que es ella misma quien mejor conoce y entiende su propio paisaje urbano y cultural. Evidencia de esto son las cada vez más recurrentes y masivas actividades de participación ciudadana -presenciales y on-line- donde la opinión y el voto de los "beneficiarios" se hace escuchar incluso al punto de detener o modificar proyectos.

Debido a esto, el rol y status del profesional arquitecto se encuentra en entredicho. Las demandas de la sociedad contemporánea, los nuevos desafíos, han puesto en jaque a la propia disciplina que no ha podido entregar respuestas satisfactorias, cuestionando la eficacia y eficiencia de las metodologías aplicadas convencionalmente en la enseñanza, en definitiva, en los modos y maneras del desempeño profesional.

LA RUPTURA: ENTRE EL PROFESIONAL ESPACIAL Y EL AGITADOR SOCIAL. Desde esta perspectiva, es importante reiterar algunas de las estadísticas relacionadas con el desempeño profesional de los arquitectos y el momento actual de la disciplina para poder graficar la magnitud del conflicto que estamos planteando. En un estudio realizado el año 2000, Julián Salas, Director del Postítulo de Asentamientos Humanos de la Universidad Politécnica de Madrid, ha expuesto datos objetivos y categóricos. A saber, de los 6.600 millones de habitantes del planeta, dos tercios -es decir, 4.400 millones de personas- no tienen acceso a ningún producto formal de la arquitectura (Lobos, 2008) y sólo el 10% de los arquitectos del planeta se dedica al diseño arquitectónico. De ellos, a su vez, sólo el 10% se dedica al diseño por encargo, es decir, el 1% del total de profesionales (Lobos, 2008). Evidentemente, extrapolar estas estadísticas al contexto nacional, convierten en una paradoja la mayoría de las metodologías empleadas al interior de los talleres de arquitectura, debido a que las y los estudiantes se educan y aprenden según maneras de hacer que sólo podrá ejecutar un porcentaje limitado de profesionales -diseñar proyectos por encargo-, dejando a una gran mayoría desprovistos de herramientas metodológicas pertinentes que les permitan desenvolverse profesionalmente en los actuales escenarios laborales.

Por estos motivos, podemos sostener que existen dos alternativas de relación entre el profesional arquitecto (que incluiría, por supuesto, también el estudiante) y la sociedad a la cual sirve: el arquitecto como 'profesional espacial' (v.g., Markus Miesse, Shumon Basar) y el arquitecto como 'agitador social' (v.g., Ethel Baraona, César Reyes).

En gran parte del transcurso del siglo XX, se construyó un discurso donde el concepto de 'modernidad' era referente obligado para describir los avances conseguidos por la sociedad desde la Revolución Industrial. 'Moderno', por tanto, sería todo aquello que se alejara de las tradiciones pre-industrializantes. El Movimiento Moderno fue la evidencia de este proceso. Conceptos como 'ruralidad' y 'regionalismo' devinieron en sinónimo de retraso en el progreso. Así, en el pasado, la disciplina elaboró y sistematizó sus propias maneras de hacer -tratados, manuales y guías (v.g., Vignola, Vitrubio y Le Corbusier)- y, más recientemente, a través de los medios de comunicación, la construcción de discursos novedosos pero sin contenido cultural. Son los arquitectos como profesional espacial, cautivados únicamente por la forma y el espacio.

Al contrario, un arquitecto como agitador social trabaja y va en busca de la singularidad, no presta atención a las maneras o modos propios sino que a las maneras como las personas o los grupos humanos han logrado construir singularidad. Este profesional no trabaja únicamente con sus imaginarios, que cristaliza en proyectos, sino que además incorpora los elementos que adquieren valor a través de las personas. Un arquitecto que trabaja con la singularidad está en contra de la Arquitectura (Baudrillard y Nouvel, 2001) ya que su interés está en traducir o cristalizar lo que para los "otros" es relevante y trascendente. Ejemplo de esta perspectiva es el trabajo de los arquitectos Anne Lacaton y Jean-Philippe Vassal quienes, recientemente, en una conferencia dictada en la Harvard Graduate School of Design, han expresado que "África fue probablemente nuestra segunda escuela" (Ireland, 2015), haciendo referencia a su experiencia de haber vivido y desempeñado la profesión en Nigeria y lo que eso significó para su experiencia personal y profesional, muy diferente a lo vivido durante su etapa de estudios en la década de los ochenta en la escuela de arquitectura de Burdeos, Francia. Esta actitud -el desplazamiento-les ha permitido abrazar, dentro de su desempeño profesional, los valores de la arquitectura social debido al acentuado interés por la economía, modestia y belleza de los ambientes.

Otro ejemplo de actividad profesional en esta misma dirección es el Amateur Architecture Studio, oficina compuesta por los arquitectos chinos Wang Shu y Lu Wenyu, fundada en 1997 en Hangzhou, China. En 2012, Shu y Wenyu fueron distinguidos con el Premio Pritzker. Más allá de lo obviamente relevante del premio, es notable en ellos su permanente dedicación y enfoque en la reposición de técnicas constructivas locales chinas al mismo tiempo que el empleo de materiales -considerados por otros desechables ya que provienen de demoliciones de barrios y casas alcanzados por la vorágine del progreso chino-. Por medio de un "diálogo colaborativo" (Ong Yan, 2012), se logra así una aproximación arquitectónica pragmática y sensible a lo local (Basulto, 2014), lejana a la nostalgia o romanticismo.

En Gando, Burkina Faso,1 las escuelas no son modernas, se construyen con tierra, sin alardes tecnológicos, pero satisfacen las demandas y requerimientos propios de una comunidad. La falta de escuelas y bibliotecas parecen motivos suficientes para tomar decisiones radicales cuando no se dispone de los recursos económicos supuestamente mínimos para estos propósitos. La plena conciencia de esto impulsa a la incorporación de materiales del lugar como la tierra -sistema constructivo de tierra estabilizada- y la participación de la comunidad local como mano de obra para su ejecución. Se logra así una arquitectura sincera, honesta y muy precisa, que combina métodos espontáneos y prácticas constructivas particulares, y genera una estructura de sostenibilidad cultural (Vásquez, 2013). Aquí nada sobra. A pesar de todos estos supuestos inconvenientes o restricciones, la escuela y biblioteca edificadas desde esta lógica fueron reconocidas con el premio Holcim 2012.2

El responsable de esto es el arquitecto burkinés Diébédo Francis Kéré (nacido en Gando, en 1965) que a la edad de siete años debe dejar su lugar natal para vivir en la capital y así poder asistir a la escuela. Años después, recibe una beca de la Carl Duisberg Gesellshaft para mudarse a Alemania y continuar su formación como carpintero, lo que a su vez le permitió posteriormente estudiar arquitectura en la Universidad Técnica de Berlín (TU Berlin). En 1998, Kéré funda la asociación Schulbausteine für Gando para apoyar el desarrollo de su país a través del diálogo entre los conocimientos adquiridos en Europa y las técnicas de construcción locales. Hoy posee el estudio Kéré Architecture con sede en Berlín. También existen ejemplos notables en nuestras latitudes como el caso del arquitecto de origen holandés Johan van Lengen. Luego de trabajar exitosamente en California, van Lengen se asienta en Brasil en una búsqueda por entender y difundir la arquitectura tradicional local. Con base en esa experiencia escribe y dibuja Cantos del arquitecto descalzo, una especie de tratado de arquitectura para no arquitectos, también titulado en otras ediciones como Manual del arquitecto descalzo (van Legen, 2011).

En este excelente libro, no sólo describe técnicas constructivas tradicionales sino que incluye sistemas de aprovechamiento de energías y recursos ambientales de otras culturas y personas, fáciles de construir y que permiten mejorar notablemente la calidad de vida de quienes, como se ha dicho, no disponen de los recursos o medios para contratar o realizar una arquitectura de autor.

En cada uno de estos ejemplos podemos constatar el perfil de 'agitador social', un tipo de arquitecto permanentemente en busca de la singularidad por medio de respuestas pertinentes y apropiadas para un determinado encargo y contexto sociocultural. La sensibilidad en capturar y traducir eso que está más allá de la arquitectura (Baudrillard y Nouvel, 2001) lo sitúa en la corriente opuesta al espectáculo de las oficinas, arquitectos mayormente publicados y difundidos en la actualidad, donde asumir un enfoque claramente humanista y social es una excepción (Piccardo, 2012) y que, a simple vista -o sin una profundidad en su entendimiento-, parecen únicamente arquitecturas rústicamente normales; demasiado rurales en un mundo globalizado y homogeneizado.

NUEVAS METODOLOGIAS PARA NUEVOS PROBLEMAS: EL TALLER NEOLOCAL.3 El Taller Neolocal -junto con la participación activa y permanente de un cientísta social antropólogo- ha afianzado una metodología consultiva, participativa e inclusiva de los estudiantes del taller a fin de insertarlos en problemáticas reales y complejas de la dinámica sociocultural contemporánea y les permita detectar -previo trabajo de campo, observaciones y entrevistas- las variables que traducen el sentido (Deleuze, 2005). Se valoran, de este modo, los contenidos culturales propios de esos grupos humanos. Para esto se han elaborado cuatro instancias fundamentales:

1. Captura de la realidad. Una actividad esencial en el modelado de este enfoque es que las y los estudiantes puedan enfrentarse con la realidad de las ciudades y el territorio de manera desprejuiciada en busca y reconocimiento de fenómenos arquitectónicos culturales. Esta perspectiva metodológica se inscribe en la existencia de un sujeto, el denominado 'flâneur' según la proposición de Charles Baudelaire. La idea es la de un paseante-vagabundo-esteta que explora las manifestaciones caleidoscópicas de la vida en -de- una ciudad moderna. Esta noción encuentra eco fundamentalmente en el pensamiento de Walter Benjamin y sus observaciones sobre lo moderno en la poesía de Baudelaire y los entornos urbanos de París hacia mediados del siglo XIX (Araya, 2012). El 'flâneur' es sustancialmente urbano -camina según su criterio y sus motivos-, es un observador en movimiento en busca de lo eterno en lo transitorio y de lo eterno en lo histórico. Así, la experiencia urbana imprime huellas trascendentes en el observador solitario (Baltar, 2006). Desde ellas, se podrá constituir como diseñador de signos e identidades (Araya, 2012). Estos fenómenos, presentes pero invisibilizados por la cultura de la homogeneización y la globalización, en una primera mirada parecen comunes y corrientes, carentes de valor. Sólo en un proceso de recogida de insumos por medio de la captura de imágenes que produzcan estupefacción, ese shock inscrito en la experiencia del flâneur (Araya, 2012) se hace posible para estudiantes y profesores. El impacto de la primera mirada debe ser contundente. Este reconocimiento considera el desarrollo de varias etapas. Entre ellas, una visita a terreno de los estudiantes a pesquisar, previa inducción de lo que se espera de la captura fotográfica, el fenómeno arquitectural no de autor, no de arquitecto, sino expresión de lo propio del habitar cultural. Los estudiantes llevan estas imágenes al taller preparadas en un formato digital de manera de proyectarlas frente a los compañeros y académicos. La reacción general de estupefacción de los presentes es la que determina qué caso (imagen) debe ser seleccionada para una segunda etapa. Este lenguaje, su análisis y posterior reinterpretación en una arquitectura, nos demanda una forma de aproximación no convencional de la realidad presente ahí afuera, latente y plagada de elementos poderosos y singulares (Baudrillard y Nouvel, 2001), disponibles para ser descubiertos (imágenes 1-3).

 


Imagen 1. Arquitectura no docta, sin autor (fuente: Instituto de Arquitectura y Urbanismo,
Universidad Austral de Chile, 2014).

 


Imagen 2. Arquitectura no docta, sin autor (fuente: instituto de Arquitectura y Urbanismo,
Universidad Austral de Chile, 2014).

 


Imagen 3. Arquitectura no docta, sin autor (fuente: instituto de Arquitectura y Urbanismo,
Universidad Austral de Chile, 2014).

 

2. Proceso colectivo y democrático. Una vez seleccionados los casos que han sido a viva voz proclamados como dignos de generar estupefacción, los profesores y estudiantes comparten una actitud de trabajo y diálogo horizontal y las imágenes se van organizando en un mural conforme a su afinidad arquitectural o formal. El rol docente sólo se inscribe en los procesos de coordinación y organización de estas actividades. Se trata de un proceso democrático y de proclamación donde la exposición de cada objeto arquitectónico es aprobado por la asamblea como elemento constitutivo de este universo arquitectural (imágenes 4 y 5).

 


Imagen 4. Proceso de participación en la construcción de una 'genealogía singular' en el Taller
Neolocal. (fuente: Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile, 2014).

 


Imagen 5. Proceso de participación en la construcción de una 'genealogía singular' en el Taller
Neolocal. (fuente: Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile, 2014).

 

De igual modo son los propios estudiantes quienes, durante el transcurso de la elaboración de sus propuestas, desarrollan instancias de participación y colaboración interna por medio de la evaluación de la pertinencia y coherencia de las alternativas disponibles para un tema en particular (por ejemplo, para la definición de fachadas). Comprender que el ejercicio profesional de la arquitectura es de carácter colectivo es uno de los objetivos que estas instancias metodológicas permiten transmitir insertando a los estudiantes en esta dinámica (imágenes 6-8).

 

 


Imagen 6. Inicio de la instancia de participación durante el desarrollo de
propuestas. (fuente: Instituto de Arquitectura y Urbanismo,
Universidad Austral de Chile, 2014).

 


Imagen 7. Desarrollo de la instancia de participación. (fuente: instituto
de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de
Chile, 2014).

 


Imagen 8. Resultados derivados de la instancia de participación.
(fuente: instituto de Arquitectura y Urbanismo,
Universidad
Austral de Chile, 2014).

 

3. Referencias locales, poderosas y singulares. En la década de los ochenta, el concepto de 'regionalismo crítico', introducido por Alexander Tzionis en un evento sobre regiones realizado en Sevilla (España), surge como el primer gesto categórico que critica la destrucción de las estructuras de la arquitectura y propone la utilización de los elementos contextuales de formas poco usuales para constatar que las obras pertenecen a un lugar determinado sin ser vernácula, sin utilizar elementos historicistas. Esta proposición se contrapone a la 'arquitectura regionalista' que construye falsas identidades o artefactos exóticos para la sociedad de consumo.

La valorización de estos elementos no puede considerarse como algo aislado. Muy por el contrario, existen evidencias contundentes en la historia de la arquitectura donde en épocas y países diversos se ha desarrollado una mirada "contemporánea de lo vernáculo" (Uribe, 2011). Ejemplos de esto son las obras de Alvar Aalto y Juha Leiviska (Finlandia), Peter Zumthor (Suiza), Sigurd Lewerentz (Suecia), Germán del Sol (Chile) o Edward Rojas (Chile).

Del mismo modo, los lugares que habitamos -representación heterogénea del territorio- han moldeado con el tiempo maneras propias de habitar que se reflejan en arquitectura no docta, arquitectura sin autor y anónimas, estilos de vida, utilización y manipulación de materiales y en las adaptaciones físicas de las edificaciones, representadas como un sistema de arquitectura local compleja (Vásquez, 2013).

Este conjunto de condiciones y atributos resulta seductor e interesante para construir un lenguaje arquitectónico propio y local. Una vez obtenida esta clasificación por afinidades, se construye una 'genealogía singular', donde después de analizar los atributos y singularidades de cada grupo, se procede a nombrarlos. El ejercicio de nombrar responde al reconocimiento del hecho arquitectónico como un elemento que manifiesta ciertos atributos que perfilan sus características y que le permiten ser agrupados y nominados. En el ejercicio del Taller Neolocal surgieron las categorías que se pueden apreciar en la imagen 9.

 


Imagen 9. Genealogía Singular: Fenomenología Arquitectural de la Ciudad de Valdivia, 14
Dimensiones (fuente: instituto de Arquitectura y Urbanismo, Universidad Austral de Chile, 2014).

 

La construcción de esta matriz nos permite contar con el insumo necesario para enfrentar posteriormente la etapa de diseño. Para ello es fundamental recurrir desde distintas aristas al análisis de los casos de manera de extraer aquellos aspectos del color, formales, estructurales, espaciales, materiales y sociales que contribuirán al proceso de desarrollo del diseño arquitectural del encargo.

4. Encargos reales y acotados. El trabajo del Taller Neolocal centra la temática del proceso de enseñanza-aprendizaje en la incorporación de demandas ciudadanas del presente, según sea la relación entre la infraestructura disponible, el barrio y los estilos de vida de sus habitantes. Así es como los encargos se han derivado de una agenda elaborada en conjunto con la Municipalidad de Valdivia a fin de acercar a las y los estudiantes a encargos específicos y concretos (imagen 10).

 


Imagen 10. Visita del alcalde de Valdivia, Omar Sabat, para la presentación
del encargo (fuente: equipo de prensa, Municipalidad de Valdivia, 2014).

 

De este manera permitimos que la formulación, desarrollo y presentación de los ejercicios proyectuales requeridos para el taller acerquen a los estudiantes a la experiencia del "encargo directo". Esto es, el encargo derivado de una demanda puntual, situándolos en la vorágine e intensidad de responder a lo solicitado por un mandante. En este caso, el gobierno comunal (imágenes 11-13).

 


Imagen 11. Resultado Final 2014, estudiante Carla Retamales (lado izquierdo: referencia
utilizada; lado derecho: proyecto).

 


Imagen 12. Resultado Final2014, estudiante Tomás Martínez (lado izquierdo:
referencia utilizada; lado derecho: proyecto).

 


Imagen 13. Resultado Final 2014, estudiante Karina García (lado izquierdo: referencia
utilizada; lado derecho: proyecto).

 

EL DEVENIR (O UNA CONCLUSIÓN ABIERTA). La definición de estas cuatro variables que organizan la metodología de enseñanza-aprendizaje al interior del taller de arquitectura demandan un desplazamiento de la valoración convencional de los objetivos docentes ligados únicamente a los resultados de los ejercicios proyectuales hacia la preocupación por ofrecer a las y los estudiantes herramientas metodológicas precisas que les permitan identificar, reconocer y formular una arquitectura que incorpore variables socioculturales específicas, susceptibles de ver cristalizadas en los objetos arquitectónicos capturados por la misma metodología.

El 'Taller Neolocal', en consecuencia, es una manera de aproximación y captura de la realidad que nos permite abordar temáticas contemporáneas para la sociedad y la disciplina con el propósito de que cada estudiante pueda elaborar una ética de trabajo empática con las personas y los grupos humanos a los que servirá como futuro profesional; comprenda que ellos también aportan insumos trascendentes para un diseño arquitectónico y urbano pertinente; relacione variables medioambientales y socioculturales a fin de concebir una plena sostenibilidad en el habitar; y contribuya a mejorar la calidad de vida de las personas por la vía de la identidad y la pertenencia. En síntesis, un profesional insurgente dispuesto a enfrentarse a la adversidad y lo desconocido en busca de la singularidad, la cual está anclada en las fuerzas de la cultura y la sostenibilidad.

Esto significa indudablemente un estudiante distinto. Si a esto añadimos que tales estudiantes provienen principalmente de las regiones de la Araucanía, Los Ríos, Los Lagos y Aysén -donde los conocimientos de estilos arquitectónicos y calidades espaciales son diferentes-, posibilitan la construcción de dispositivos propios ofrecidos para y hacia los grupos humanos a los que sirven, generando nuevas narrativas. Se busca, de este modo, aportar a la discusión de metodologías para la arquitectura que permitan hacer visible zonas del planeta y arquitecturas ignoradas. Esto abre la posibilidad de conocer arquitecturas espontáneas o no profesionales, las cuales fácilmente pueden constituirse en fuente de inspiración y ejemplos dignos de utilizar en otros lugares del planeta, con similares problemas (Lobos, 2012).

Finalmente, consideramos que las ciudades y sus habitantes demandan en la actualidad una conciencia más aguda de sus identidades por parte de todos los profesionales y actores que participan en la formulación, diseño y administración de sus urbes. Al admitir que la arquitectura es una disciplina de servicio social (Lobos, 2012), se abre paso la posibilidad de decidir en función de lo que precede en busca de un hipotético futuro sostenible y a escala humana, ofreciendo una oportunidad para el diseño contextual. AUS

NOTAS

1 País ubicado al sur del Sahara y que, según datos del Banco Mundial, se encuentra entre los países de más bajo ingreso a nivel mundial (v. http://datos.bancomundial.org/pais/burkina-faso),

2 Los Premios Holcim o Holcim Awards, por su nombre en inglés, son un concurso internacional que desde 2005 galardona proyectos y visiones de construcción sostenible, independiente de su escala. El concurso otorga dos millones de dólares en cada convocatoria. Los premios son conferidos por la Holcim Foundation for Sustainable Construction con sede en Suiza (v. www.holcimawards.org).

3 Taller Neolocal es el nombre que adopta desde el año 2014 la asignatura Taller de Arquitectura del tercer año de la carrera de arquitectura de la Universidad Austral de Chile. Este taller tiene una duración de un año académico y es parte del ciclo de formación profesional. El artículo contiene resultados de la primera edición (2014) y al cierre de esta publicación se desarrolla una segunda edición que tendrá resultados en diciembre del año 2015.

 

REFERENCIAS

Araya, R. 2012. "Configuración del flâneur en 'Poeta en Nueva York' de F. García Lorca." Alpha 34: 25-42.

Baltar, E. 2006. "Aproximación a Walter Benjamín a través de Baudelaire." A Pane Reí: Revista de Filosofía 46 <http://serbal.pntic.mec.es/~cmunoz11/baltar46.pdf> (consultado: 03.07.2015).

Basulto, D. 2014. "Wang Shu por Alejandro Aravena" 30.04.2014 <http://www.archdaily.mx/mx/02-141703/wang-shu-por-alejandro-aravena> (consultado: 13.05.2015).

Baudrillard, J. y J. Nouvel. 2001. Los objetos singulares. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Deleuze, G. 2005. Lógica del sentido. Buenos Aires: Paidós

García Canclini, N. 2005. Diferentes, desiguales y desconectados. Barcelona: Gedisa.

Griborio, A. 2013. "Enseñanza activa." Arquine 65: 99.

Ireland, C. 2015. "They build, but modestly." Harvard Gazette, 02.04.2015. <http://news.harvard.edu/gazette/story/2015/04/they-build-but-modestly> (consultado: 11.05.2015).

Jameson, F. 2013. La lógica cultural del capitalismo avanzado. Buenos Aires: Paidós.

Jameson, F. 2002. Una modernidad singular Buenos Aires: Gedisa .

Lobos, J. 2012. "Arquitectura y derechos humanos." AUS 12: 14-17.

Lobos, J. 2008. "El rol del arquitecto; Necesidades de cambio en la enseñanza." Revista CA 138: 42-47.

Lobos, J. 2007. "Arquitectura Cultural." Tesina para optar al grado de Máster en teoría y práctica del proyecto arquitectónico, Universidad Politécnica de Cataluña.

Ong Yan, G. 2012. "The Infinite Spontaneity of Tradition." Wang Shu 2012 Laureate Essay, Pritzker Architecture Prize. < www.pritzkerprize.com/2012/essay> (consultado: 13.05.2015)

Piccardo, E. 2012. "La teoría y práctica de Studio Mumbai." Domus. <www.domusweb.it/es/arquitectu-'a/2012/10/24/la-teoria-y-practica-de-studio-mumbai.html> (consultado: 13.05.2015).

Uribe, J. 2011. "La contemporanización de lo vernáculo en la arquitectura: el caso del Valle Central de Chile." Revista Rolls 14 (13): 28-37.

van Lengen, J. 2011 Manual del arquitecto descalzo. México: Editorial PAX

Vásquez, V. 2013. "Paisajes de agua: El caso de la comunidad de Chong Kneas Lago Tonle Sap Camboya." AUS 13: 19-22

Virilio, P. 2009. La ciudad sobreexpuesta. Cali: Lugar a dudas.

Virilio, P. 2004. Ciudad pánico. Buenos Aires: Capital Intelectual

 


Recepción/ 20 abril 2015
Aceptación/ 22 junio 2015

 

 

© 2017 • Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Universidad Austral de Chile.
Teléfono/Fax: 56 63 221943 • Casilla 567 • Campus Isla Teja S/N • Valdivia • Chile
E-mail: