AUS (Valdivia) - Valoración de imágenes de culto y acciones de restauración en iglesias de Huarás, Recuay y Aija (Ancash, Perú, siglos XVI - XX)
Revistas Electrónicas UACh
Web Sistema de Bibliotecas UACh
Formulario de Contacto Revistas Electrónicas UACh (OFF)
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
 
 no.16Culturas constructivas que conforman el patrimonio chileno construido en tierraÁrboles ornamentales modifican el color de Buenos Aires  Indice de autoresIndice de materiabúsqueda de artículos
Inicio revistalista alfabética de revistas  
-
 
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
AUS (Valdivia)

ISSN 0718-7262 versión on-line

  Texto completo PDF
 
  Como citar este artículo
  Agregar a favoritos
  Enviar a e-mail
  Imprimir HTML

  AUS (Valdivia) n.16 Valdivia 2014




DOI:10.4206/aus.2014.n16-07

ARTÍCULO

 

Valoración de imágenes de culto y acciones de restauración en iglesias de Huarás, Recuay y Aija (Ancash, Perú, siglos XVI - XX)

Valuing worship images and church restoration actions in Huarás, Recuay and Aija (Ancash, Perú, Sixteenth - Twentieth Centuries)

 

Mg. Álvaro González Quijano

Arquitecto.
Magister en Restauración de Monumentos.
Facultad de Arquitectura. Universidad Privada del Norte, Lima, Perú agonzalezquijano@gmail.com.


RESUMEN/ Esta investigación enfocó los efectos ejercidos por los discursos sobre las imágenes y el impacto que estas imágenes produjeron sobre las acciones. En particular, sobre la acción de restauración, condicionada por la imagen de secularización ante el discurso de autonomía. Para ello, se definieron las categorías de análisis: discursos, imágenes y acciones; identificándose a continuación los tipos de discursos: heteronomía y autonomía; luego los tipos de imágenes: culto y secularización; y finalmente los tipos de acciones: restauración y obra nueva. Como resultado del análisis se estableció una relación impositiva entre los discursos e imágenes que proyectaron personas con alguna forma de poder y que sirvieron de inspiración para guiar acciones de restauración, y los discursos e imágenes que proyectaron los afectados por tales acciones. ABSTRACT/ This research focused on the impacts of discourses on images and, in turn, on the impact of these images on actions. Specifically, on the restoration actions conditioned by an image of secularization facing an autonomy discourse. For this purpose, analysis categories were defined: discourses, images and actions. Subsequently, discourse types were identified: heteronomy and autonomy; then, the type of images: worship and secular. And finally, the types of actions: restoration and new works. As a result of the analysis, a power relationship between discourses and images was established, projected by people with some type of power, which further inspired restoration actions, and the discourses and images projected by those affected by such actions.

Palabras clave/ Culto, secularización, restauración, iglesias.
Keywords/ Worship, secularization, restoration, churches.


 

INTRODUCCIÓN. Según Salvador Muñoz Viñas (2003), lo que postula la teoría contemporánea de la restauración es una restauración más eficaz, para más gente; una restauración que satisfaga a los usuarios del objeto y no solo a aquellos que toman las decisiones.

Se trata de reconocer que la acción de restauración se hace para unos sujetos, y que éstos tienen derecho a que su punto de vista sea tomado en cuenta. Cualquier individuo afectado tiene autoridad para hacer oír su opinión al respecto.

Esto incluye al experto en el tema, pero también al usuario habitual. Las decisiones corresponden a los expertos, pero éstos deben ser conscientes de para quién trabajan y de dónde proviene su autoridad sobre el patrimonio.

Los usuarios tienen que jugar un papel, y son los expertos los que tienen que hablar por ellos. Así, se desplaza el peso de la autoridad fuera del ámbito de acción del restaurador, hacia el ámbito colectivo: la restauración es una acción que se basa en decisiones sociales, no individuales. Se basa en acuerdos entre los sujetos. El patrimonio deja de ser algo exterior a los grupos, algo que existe independientemente de la voluntad de los espectadores.

Al revisar literatura especializada sobre el tema -como el valioso trabajo de Ignacio González - Varas (1999) - me di cuenta de que los autores no se han ocupado lo suficiente de la brecha entre los discursos y las imágenes que proyecta toda persona con alguna forma de poder, y las que proyecta el conjunto de afectados por la acción de restauración.

¿De qué manera son condicionadas las acciones de restauración por imágenes de secularización, ante discursos de autonomía? Nuestro propósito es sustituir imágenes excluyentes en las que el punto de vista del más poderoso triunfa, por imágenes incluyentes de diálogo y consenso.

El análisis de los discursos nos informa sobre estrategias de mediadores diversos como archivos parroquiales, prensa y libros. Cada discurso define la instalación del ser humano en el mundo: lo que se ha de interpretar en un discurso es la propuesta de un mundo.

Zygmunt Bauman (2001) ha podido distinguir dos tipos de discurso: de heteronomía y de autonomía. En el primero la persona que actúa es un agente de la voluntad de otra y no crea las reglas que guían su comportamiento. En contraposición, el segundo plantea al individuo como agente crucial.

Sin embargo, son los poderosos quienes propagan imágenes y se mantienen en pie, gracias a la imagen que dan de sí. Una mezcla de valores, intereses y aspiraciones llama a hacer que otros vean y compartan sus mismos sueños. A través de estas imágenes, se pueden descubrir estructuras que organizan y jerarquizan sociedades y espacios.

A su turno, Raimundo Pannikar (1979) ha contrapuesto dos tipos de imágenes: de culto y de secularización. La primera encuentra impugnaciones hacia algunas caras de la modernización, como la defensa de la acción de restauración en los viejos símbolos; y la segunda implica una acción de sustitución de los símbolos fundamentales.

Así pues, frente a la huella de un pasado y el plan de un lugar futuro, Salvador Muñoz Viñas (2003) ha clasificado acciones de restauración, de un lado, y obra nueva, de otro. Pero la acción humana no es nunca el mero resultado de una huella o de un plan, sino que se desarrolla a través de la superposición entre ambas.

Mi objetivo fue visibilizar cómo son condicionadas las acciones de restauración en las iglesias de Huarás, Recuay y Aija (Ancash, Perú), por imágenes de secularización, ante discursos de autonomía.

MÉTODO. Las categorías nos traen la síntesis de una diversidad: la síntesis del entendimiento acontece por su mediación. Así, como primer paso, definí las categorías de análisis: discursos, imágenes y acciones. Como segundo paso, delimité el área de estudio (ver imágenes 1 y 2): Huarás, Recuay y Aija (Ancash, Perú). Esta área está a punto de ver concluida la obra nueva de la catedral de Huarás, pues la antigua catedral fue demolida después del terremoto de 1970.

 


Imagen 1. La Diócesis de Huarás en el mapa político del Perú (fuente: Velásquez, J.
[2000] Diócesis de Huarás. Cien años de vida diocesana. Lima: Pacific Press).

 


Imagen 2. Diócesis de Huarás en la actualidad (fuente: Velásquez, J.
[2000] Diócesis de Huarás. Cien años de vida diocesana. Lima: Pacific Press).

 

La Cordillera de los Andes marca el territorio ancashino, trazando su relieve con todos sus imprevistos accidentes. El lugar de los ramales que se bifurcan se alza, se hunde, recorre cumbres y abismos sonoros. La Cordillera Blanca -macizos gigantes de más de 6.000 m. s. n. m. (Huascarán, Alpamayo, Huandoy) - hacia el Este, y la Cordillera Negra -crestas grises y pardas- hacia el Oeste. Entre estos ramales despliega su fecundidad el Callejón de Huaylas. Eslabona, a todo lo largo, una cadena de pueblos unidos por verdes y doradas campiñas. No son solo componentes sino que son, además, semillas.

La Provincia de Recuay forma la cabecera del Callejón de Huaylas. La ciudad de Recuay, capital de la Provincia, está ubicada a 28 Km al sur de la ciudad de Huarás y a 3.422 m. s. n. m. La ciudad de Aija, a 3.300 m. s. n. m. se halla situada en uno de los contrafuertes de la Cordillera Negra.

Los habitantes de este territorio generan una forma de vida que resulta una expresión del ambiente natural: casi todos los hechos trascendentes en el ritmo vital, encuentran una celebración adecuada.

Un análisis de tramas espacio - temporales se orientó a descifrar huellas dejadas en el curso de la historia sobre este concreto ambiente físico. Como tercer paso, delimité los periodos:

a) 1561 - 1673 (desde la visita de Santo Toribio de Mogrovejo hasta la reconstrucción de la iglesia mayor de Huarás por Juan de Castromonte).

b) 1674 - 1786 (desde la destrucción de la iglesia mayor de Huarás por un terremoto, hasta la relación de José Antonio de Quijano sobre la construcción de la iglesia de Aija).

c) 1787 - 1899 (desde el informe de Felipe Antonio Alvarado sobre las iglesias de la región, hasta la erección del Obispado de Huarás).

d) 1900 - 2014 (desde la conversión de la iglesia matriz de Huarás en catedral, hasta la actualidad).

Como cuarto paso, identifiqué y medí la frecuencia de aparición en medios (archivos parroquiales, prensa, libros) de discursos de heteronomía o autonomía, en cada periodo. La tradición implica el convencimiento de que no hay nada que las personas puedan hacer para cambiar las instituciones que han heredado. En contraposición, una sociedad autónoma admite una mayor libertad de reforma.

Como quinto paso, medí la frecuencia de reuniones en las cuales se propagan imágenes de culto o secularización, en cada plaza y en cada periodo. En el área de estudio, para propagar imágenes de culto, los párrocos ofician misas solemnes y encabezan procesiones de imágenes patronales; mientras que, para propagar imágenes de secularización, los alcaldes convocan a cabildos en festividades no religiosas (como el aniversario de la creación política).

Como sexto paso, medí la frecuencia de intervenciones -acciones de restauración u obra nueva- en cada iglesia y en cada periodo. Terminamos hablando de las relaciones entre la acción como plan y la acción como huella: el diálogo entre la huella de un pasado y el plan de un lugar futuro.

RESULTADOS. Se trató de afrontar el estudio de la percepción del cambio, de unos cambios a largo plazo. El peso semántico fue asignado a las permanencias, capaces de representar las condiciones inmutables (o en lentísima transformación) que se imponen una y otra vez.

Se constató lo siguiente: a mayor frecuencia de aparición en medios de discursos de autonomía, fue mayor la frecuencia de reuniones en donde se proyectaron imágenes de secularización. Pero, cuando se incrementó la frecuencia de reuniones en donde se proyectaron imágenes de secularización, declinó la frecuencia de acciones de restauración en las iglesias de Huarás, Recuay y Aija (ver tabla 1).

 


Tabla 1. Frecuencias de aparición en medios (discursos de heteronomía y
autonomía), reuniones (imágenes de culto y secularización), acciones
(restauración y sustitución) en las iglesias de Huarás, Recuay y Aja
(1561 - 2012). Fuente: elaboración propia.

 

1561 - 1673

En un memorial de 1585 (Alba, 1996), el pueblo de Huarás solicitaba al Arzobispo Santo Toribio de Mogrovejo los elementos necesarios para el buen funcionamiento de sus iglesias. Dicho memorial daba cuenta de la conducta indolente de los Corregidores, quienes se negaban a dar lo imprescindible para restaurar sus iglesias.

En 1631 el Arzobispo Fernando Arias de Ugarte realizó una visita a Huarás y ordenó la acción de restauración de la iglesia mayor En 1634 urgía todavía tal acción, la cual se inició recién en 1645. Juan de Castromonte asumió la Vicaría de la Provincia en 1664 y continúo tal acción.

1674 - 1786

El 6 de Enero de 1725 se produjo un terremoto en la región. A los nueve meses visitó el pueblo de Huarás el Obispo Auxiliar Pedro Morcillo y Rubio. Su iglesia principal estaba muy dañada. Sin embargo, en un plano fechado en 1782 (imagen 3) se encontraba ya restaurada (Varón, 1980). Con respecto a la iglesia de Aija, se emplearon décadas en su construcción; ello debió haber tenido lugar a fines del siglo XVII. He aquí la relación de 1760 del Padre José Antonio de Quijano:

 


Imagen 3. Pueblo de Huarás, 1782 (fuente: Varón, 1980).

 

"Fray Pablo Peralta de la Peña nombró una cuadrilla para que hicieran llamamiento a todas las familias diseminadas del lugar. Dio el Fray Pablo Peralta de la Peña la forma de la capilla; enseguida ordenó que se reunieran todos a la bendición de la capilla" (Antúnez de Mayolo, 2004).

1787 - 1899

En 1817 el Juez de la Provincia Felipe Antonio Alvarado entregó un informe reservado, en donde denunciaba "el abandono en que se hallan las iglesias" (Alba, 1996). En contraposición, en un documento inédito1 de 1831 que hemos hallado en el Archivo Regional de Ancash, puede leerse lo siguiente: "La iglesia de Recuay tendrá quinientos pesos para adornos y refacción suya. A la iglesia de Recuay un ornamento de raso blanco bordado de hilo de oro, con su estola, y manipulo, paño y bolsa de cáliz, una alba de velillo con encajes, y puntas finas."

Finalmente, por Bula del Papa León XIII del 15 de mayo de 1899, fue erigido el Obispado de Huarás, cuyos límites eran los mismos que tenía de territorio Ancash.

1900 - 2012

La iglesia matriz fue convertida en catedral en 1900. El año 1928 se cerró para restaurarse. En 1965 Monseñor Moreno recibió la obra concluida (imagen 4), pero el terremoto del 31 de Mayo de 1970 dañó severamente la catedral. El organismo de reconstrucción del Estado finalmente la demolió. Oigamos mejor en este punto a Francisco Gonzales, ex Director del INC Filial Ancash:

 


Imagen 4. Catedral de Huarás antes del sismo de 1970
(fuente: Gonzales, 1992)

 

"...lo demolieron innecesariamente. Es lamentable que después del sismo de 1970 haya desparecido, perdiéndose irremisiblemente la belleza colonial que ostentaba dicho templo" (Gonzales, 1992). El terremoto de 1970 tumbó también los esfuerzos de siglos en Recuay: la antigua iglesia (ver imagen 5) fue finalmente demolida. La nueva edificación es atípica (imagen 6).

 


Imagen 5. Iglesia de San Ildefonso de Recuay
(fuente: Archivo Casa Museo Nicanor González, Recuay).

 


Imagen 6. Iglesia de San Ildefonso de Recuay. Estado actual (fuente: Velásquez, 2000).

 

El terremoto castigó también a Aija, la iglesia fue muy afectada. El organismo de reconstrucción del Estado pretendía demolerla, pero los fieles se opusieron. En el lado izquierdo, la iglesia tuvo una torre original de tres cuerpos y una cúspide. Hacia 1955 fue construida la otra torre, semejante a la anterior (imagen 7). En 1974 se iniciaron las acciones de restauración y se incorporó la torre actual (imagen 8).

 


Imagen 7. Iglesia de San Santiago de Aija (fuente: González Quijano, 2009).

 


Imagen 8. Iglesia Matriz de San Santiago de Aija. Estado actual (fuente: Velásquez, 2000).

 

En 1984 se inició la acción de restauración de la cubierta. Oigamos mejor en este punto a Leoncio Maguiña, ex Alcalde de Aija: "¿A dónde han ido a parar los materiales preciosos de la bóveda original, en buen estado, y que debieron haberse utilizado nuevamente?" (Maguiña, 1997).

Las mudanzas de los tiempos: la obra nueva de la catedral de Huarás (imagen 9) atrae nuevas adhesiones. Pero esta vez a los eclesiásticos se les suma la prensa (Maguiña, 2010) y los políticos: "Algunos candidatos a la Municipalidad Provincial de Huarás quieren colgarse de la imagen de la catedral."

 


Imagen 9. Catedral de Huarás. Perspectiva (fuente: Velásduez, 2000).

 

DISCUSIÓN. Aquellos que hacen discursos, no son la masa, pero dicen ser su portavoz. Los mediadores compiten por ser quienes la expresen. Dan la impresión de que solo la analizan y aclaran, sin embargo, deforman los valores que los hombres confieren al universo. Cada discurso presenta una sesgada versión del mundo, pues dice más de la visión del mundo que tiene un mediador, que del mundo mismo.

Lo que define el periodo 1561 - 1673 es la dirección de autoridades religiosas, quienes presentan a la conciencia colectiva una imagen de sociedad. La religión es el espacio donde se forman los grandes discursos del mundo, donde el mundo se hace -es hecho- inteligible. Plantea pautas de comportamiento, actitudes -predisposiciones- de cómo actuar frente a lo mundano.

Durante el periodo 1674 - 1786 el discurso de heteronomía introduce la fuerza de los evangelizadores; no en busca de riqueza, sino en busca de salvar hombres. Ello significa una serie de categorías: salvación, idea del alma, pecado original. La religión pone sentido a las cosas, al mundo, a la acción. Es fuente de criterios de acción.

Después del terremoto del 31 de mayo de 1970, el círculo parroquial entra en crisis. Su influencia disminuye considerablemente, mientras que la municipalidad empieza a movilizar a la población para realizar acciones comunales. En este periodo predominan imágenes de secularización. Los avances en la obra nueva de la catedral de Huarás dejan ver modos ligados al pasado. El tipo esta deducido de una serie de ejemplares: descansa en sus propiedades de repetición. Ello, a la inversa de la iglesia de Recuay: en su fachada las arcadas no guardan relación con el rosetón, el cual no deja de ser una mera perforación en el muro. Tampoco hay un remate que cumpla la función de cierre superior. Debe incluirse pues la acción de rehabilitación de su fachada.

Con respecto a la iglesia de Aija, deben incluirse acciones de restauración integral. Lo esencial de la identidad de los aijinos es el sentido de pertenencia hacia su iglesia, la que viene unida a la dinámica de la participación que a su vez asegura la vitalidad de la pertenencia y el enriquecimiento permanente de la identidad: la identidad como acción. Para terminar, podemos afirmar que los discursos de las autoridades no impulsan acciones de restauración en las iglesias de Huarás, Recuay y Aija (Ancash, Perú); las imágenes que difunden las autoridades no coinciden con las imágenes a las que aspiran los usuarios; y el notorio decaimiento de imágenes de culto y el consiguiente incremento de imágenes de secularización ha traído como consecuencia, la ausencia de acciones de restauración. AUS

NOTA

1 Testimonio del Testamento del Licenciado D. José Toribio Gonzales, Cura de la Doctrina de Chacas. Fecha 17 de Setiembre, año de 1831.

 

REFERENCIAS

Muñoz Viñas, S., 2003. Teoría contemporánea de la Restauración. Madrid: Síntesis.

González - Varas, I., 1999. Conservación de bienes culturales. Teoría, historia, principios y normas. Madrid: Manual Arte Cátedra.

Bauman, Z., 2002. Modernidad líquida. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.

Pannikar, R., 1979. Culto y secularización. Madrid: Marova.

Alba, A., 1996. Huarás, historia de un pueblo en transformación. Carás: El Inca.

Varón, R., 1980. Curacas y encomenderos. Acomodamiento nativo en Huarás, siglos XVI - XVII. Lima: P. L. Villanueva Editor.

Antúnez de Mayolo, S., 2004. Historia del pueblo de Aija. Municipalidad de Aija, Perú.

Gonzales, F., 1992. Huarás, visión integral. Huarás: Safori.

Maguiña, L., 1997. Aija: sus facetas. Lima: Prensa ancashina.

Maguiña, P., 2010. Editorial Diario Ya. Diario judicial de la Región Ancash. 13 de Junio de 2010. Huarás.

 


Recepción/ 7 mayo 2014
Aceptación/ 13 noviembre 2014

 

 

© 2017 • Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Universidad Austral de Chile.
Teléfono/Fax: 56 63 221943 • Casilla 567 • Campus Isla Teja S/N • Valdivia • Chile
E-mail: