AUS (Valdivia) - CIUDAD DE AGUA
Revistas Electrónicas UACh
Web Sistema de Bibliotecas UACh
Formulario de Contacto Revistas Electrónicas UACh (OFF)
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
 
 no.13PAISAJES DE AGUA: EL CASO DE LA COMUNIDAD DE CHONG KNEASLAGO TONLE SAP CAMBOYAMEJORAMIENTO PASEO COSTANERA LAGO RANCO  Indice de autoresIndice de materiabúsqueda de artículos
Inicio revistalista alfabética de revistas  
-
 
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
AUS (Valdivia)

ISSN 0718-7262 versión on-line

  Texto completo PDF
 
  Como citar este artículo
  Agregar a favoritos
  Enviar a e-mail
  Imprimir HTML

  AUS (Valdivia) n.13 Valdivia 2013




DOI:10.4206/aus.2013.n13-06

Artículo

 

CIUDAD DE AGUA1

WATER CITY

 

Gonzalo Cerda

Arquitecto, Universidad del Bío Bío, Concepción, Chile. Académico, Universidad del Bío Bío, Concepción, Chile. gcerda@ubiobio.cl


Resumen_

El texto analiza la vinculación entre arquitectura, madera y agua en el poblado de Tortel, en la Región de Aysén, declarado Zona Típica por el Consejo de Monumentos Nacionales de Chile el año 2001. En la introducción, se entrega un panorama de la arquitectura en madera en el sur de Chile y posteriormente se plantea el caso de Tortel como un asentamiento de excepcionales relaciones con el paisaje, el entorno circundante y el agua.

Palabras clave: Agua y arquitectura; arquitectura en madera; arquitectura y paisaje.


Abstract_

This article discusses the links among architecture, wood and water in the town of Tortel, Aysén Region, declared as Typical Area by Chile's National Council of Monuments in 2001. The introduction provides an overview of wood architecture in southern Chile and then, it discusses the case of Tortel as a place where landscape, the surroundings and water meet in an exceptional manner.

Key words: Water and architecture, wood architecture, architecture and landscape.


 

Introducción_ Madera y Agua en el sur de Chile.

En el sur de Chile2, la madera es un material constructivo asociado a la cultura y a la identidad, a las formas de vida, al patrimonio y a la historia arquitectónica y urbana del territorio. Pero lo es también asociado al agua y a la lluvia, ya que desde tiempos ancestrales, ya sea a través de tejuelas de alerce, entablados y en arquitecturas de madera y metal, este material se ha asociado a un territorio húmedo, de viento y lluvia, de lagos, ríos y mar.

En el sur del país se ha construido históricamente no solo arquitecturas en madera, viviendas y edificios públicos, sino también embarcaciones, utensilios domésticos, juguetes, medios de transporte, magníficas iglesias e incluso espacios públicos de madera, surgiendo lo que se ha denominado "la cultura de la madera".

Esta construcción histórica, arquitectónica, cultural, material e inmaterial, se ha producido en un continuo histórico que va desde las culturas originarias hasta nuestros días. Sin embargo, es desde mediados del siglo XIX, con los programas dispuestos por el Estado para la colonización de los vastos territorios del sur; cuando la madera se utiliza con mayor intensidad, generándose allí una arquitectura que se ha convertido en patrimonio y herencia cultural.

Los colonos reproducen en madera, las arquitecturas de sus países y territorios de origen3. De ese modo, sus postales, sus recuerdos, los manuales de construcción traídos, las fotografías y grabados de sus poblados y viviendas, se transforman en una fuente referencial para una arquitectura que se adapta al clima, al territorio, al paisaje y al material con el que se encuentran. Se trata de arquitecturas originalmente construidas en piedra, en mármol, en mamposterías, reinterpretadas en madera (Matthews, Cerda, 2003). Fragilidad en su configuración actual.

Las arquitecturas que desarrollan los colonos desde mediados del XIX es una arquitectura-en un primer momento- funcional al propósito de instalarse en un territorio desconocido y potencialmente hostil. Se trata de viviendas con cubiertas a dos aguas, con un portal, que prontamente darían espacio a una arquitectura más sofisticada, que reproduce en madera y latón, el amplio repertorio formal de sus edificios referenciales.

Especial importancia tiene la amplia difusión de las planchas de fierro galvanizado como revestimiento. Estas resultan ser un material muy apropiado para soportar larguísimas temporadas de lluvias en que el agua puede caer durante meses completos. Estas, que eran traídas originalmente de Europa o los Estados Unidos, comienzan a ser producidas en el país a partir de 19074, y son utilizadas en el sur como planchas de fierro acanalado o estampado. A ellas se agrega un amplio repertorio de elementos decorativos, en fierro galvanizado y zincado, como molduras, lucarnas, dinteles y hojalaterías de los más diversos motivos (Gredig, 1985).

Se trata de edificios estructurados en madera y revestidos en maderas entabladas, tingladas o como tejuelas, revestimiento especialmente utilizado en la Isla de Chiloé, gran productora de tejuelas de alerce.

Resulta tan importante y significativo el uso de la madera, que hacia las décadas de 1930 y hasta l960, se produce una muy peculiar arquitectura moderna en madera. Es decir, la arquitectura moderna tiene una re-interpretación en madera que jamás sus creadores y difusores imaginaron. La arquitectura moderna europea de los años 1940 y 1950, de hormigón armado, cristal y acero, se reprodujo en este lugar hacia esos mismos años, en madera y tejuela de alerce. Y no la hicieron arquitectos modernos, sino carpinteros locales, maestros en el uso de la madera y las herramientas de la carpintería (Cerda et al., 2005).

En la década de 1990 surge un nuevo fenómeno en el centro-sur del país, asociado a la producción y explotación forestal del pino radiata. Ello trae aparejado el desarrollo de arquitectura en este material, dando lugar a una arquitectura en rollizo de pino aserrado impregnado y cilindrado mecánicamente. Hacia fines del siglo XX entonces, es posible encontrar en esta zona una amplia variedad de edificios resueltos con este material, construyéndose así en un primer momento las oficinas de las propias empresas productoras de pino, pero posteriormente edificios comerciales, educacionales, vacacionales y vivienda (Cerda et al.,1997).

Luego del pabellón de Chile en la Expo Sevilla el año 1992, se abren nuevas perspectivas arquitectónicas con el uso de la madera laminada. El edificio, fruto de un concurso que ganan los arquitectos José Cruz Ovalle y Germán del Sol, marca la reinserción del país en el concierto internacional luego de 17 años de enclaustramiento y dictadura militar. Arquitectónicamente, la obra se resuelve mediante marcos de madera laminada y su utilización se difundiría ampliamente en el país, especialmente en una primera etapa en arquitectura para las bodegas de producción vitivinícola, y recientemente en edificios de carácter público como escuelas y colegios.

Los "caminos planchados": primeros espacios públicos de madera en el Chiloé del siglo XVIII_

El uso de la madera en el sur de Chile es parte de un continuo histórico asociado a la cultura, a la vida de los carpinteros, a los talleres de oficios, a la vida diaria y en el curso de los últimos años a la generación urbano-arquitectónica de espacios públicos de madera a través de paseos, costaneras, miradores y plazas públicas resueltas con este material.

De este fértil universo de la madera, deseamos destacar aquí el poblado de Caleta Tortel, ubicado en la Región de Aysén, por producirse allí una vinculación única entre madera y agua. El villorrio ha sido declarado Zona Típica por el Consejo de Monumentos Nacionales de Chile el año 2001, por representar un caso excepcional "...en que lo construido por el hombre, enmarcado por este medio natural, conforma una unidad paisajística con características ambientales propias que definen y otorgan identidad, referencia histórica y urbana a esta localidad"5 (CMN, 2001) (Imágenes 1 y 2).

 

 
Imagen 1_ Caleta Tortel (fuente: Carlos Otárola).
Imagen 2_ Vista general Caleta Tortel (fuente: Rodrigo Villalobos).
Imagen 3_ Tortel (fuente: Rodrigo Villalobos).

 

Conforme a las investigaciones de la historiadora Ximena Urbina Carrasco6, los primeros antecedentes que se tienen de la utilización de la madera en el espacio público en el sur del país, es el "camino de madera" o "camino planchado" que se construyó entre las ciudades de Ancud y Castro en la Isla de Chiloé, entre los años 1786 y 1788. Es el llamado "Camino de Caycumeo", nombre debido a su constructor, por orden del gobernador Hurtado de Mendoza. Posteriormente, en 1789, el mismo gobernador mandó construir el camino de madera entre Chacao y Osorno.

El "planchado", se hacía "alteando", es decir subiendo a los árboles más altos para ver por donde seguir hacheando, cortando tablas y continuar la huella por la selva virgen. Comunes también eran los "cuycuyes", que eran puentes de troncos de árboles cortados con tal precisión que su extremo caía al otro lado del río (Urbina X., 2006) (Urbina R., 1983).

Es decir, nos encontramos en un territorio en que la utilización de la madera en la construcción de espacio público es de antigua data, práctica histórica que llega hasta los inicios del siglo XXI y que tiene una de sus expresiones más significativas en Caleta Tortel.

Caleta Tortel_

Ubicación: Provincia de Capitán Prat; Región de Aisén.
Fecha de fundación: 1955
N° de habitantes: 512 (al 2012)

Tortel es una comuna ubicada al sur de la región de Aysén, zona de los archipiélagos australes, donde se encuentra uno de los ríos más caudalosos de Chile: el Baker. En la desembocadura del río, en el Océano Pacífico, se encuentra el poblado de Caleta Tortel, caracterizado por la forma en que se asentaron sus habitantes para adaptarse al territorio que ocupan. A través del sistema constructivo de pilotes como elementos de fundación, han desarrollado diversas soluciones para generar un poblado que se posa en terrenos rocosos a orillas del mar. Aquí, las calles tradicionales han sido reemplazadas por una red de pasarelas, escaleras y puentes de ciprés que comunican embarcaderos y viviendas a lo largo de más de 7 kilómetros de extensión (Otárola, 2012). (Imágenes 3 y 4).

 

 

Imagen 4_ Escalinatas (fuente: Rodrigo Villalobos).
Imagen 5_ Plaza cubierta Sector Bajo. Arriba, el edificio de la Municipalidad (fuente: Carlos Otárola).
Imagen 6_ Plaza cubierta Sector Bajo. Arriba, el edificio de la Municipalidad (fuente: Carlos Otárola).

 

La Caleta Tortel se emplazada en una ensenada de topografía escarpada, constituyendo un asentamiento de borde en medio de una geografía caracterizada por la presencia de montañas, acantilados, glaciares y mar. A partir de la construcción de la primera vivienda, en 1955, el caserío se va desarrollando de un modo relativamente espontáneo. En 1970 se crea la Comuna de Tortel, instalándose allí la municipalidad en 1981. En el curso de los últimos 20 años el poblado se ha consolidado con la construcción de una biblioteca, casa comunitaria, retén de carabineros y así también el turismo a pequeña escala y bajo impacto.

En la actualidad ya existe actuación profesional y la red de pasarelas y plazas no ha surgido espontáneamente de manos de los pobladores, como fue originalmente, sino gracias a proyectos desarrollados por los arquitectos de la municipalidad y el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Imagen 5).

Pasarelas de madera_

El poblado se constituye a través de una red de pasarelas, plazas, puentes, escaleras y terrazas de madera, sobre palafitos que van recorriendo la ladera del cerro en el borde-mar de modo lineal y serpenteante. Los pasillos originales eran de madera de ciprés, con 1,20 m de ancho, y se fundaron directamente en el lecho marino. En la actualidad se ha renovado dicho borde, transformándolo en una costanera de mayores dimensiones, 2,40 m de ancho, manteniendo las mismas características constructivas que las originales, a excepción de un tramo en que se han empotrado estructuras de acero galvanizado directamente a la roca, dada la imposibilidad técnica de fundar en el mar, manteniendo las terminaciones de pavimentos y barandas tradicionales.

La red de pasarelas de madera se interna hacia el cerro y llega hasta los edificios y viviendas circundantes, constituyendo una trama que se adapta a la topografía y la geografía. Sin embargo ya en el mar, representa una expresión única y excepcional de vinculación entre ciudad, madera y agua, puesto que permite vivir sobre el borde-mar de modo cotidiano a través de múltiples recorridos peatonales, muchos de los cuales se entrecruzan (figs. 6 y 7).

 

 
Imagen 7_ Costanera de Tortel (fuente: Carlos Otárola).

 

"Ciudad de Agua" es una expresión que da cuenta de un modo de vivir, literalmente, sobre el agua. En Tortel, toda la vida comunitaria, el paseo, el encuentro ciudadano, el trabajo, las relaciones sociales, las faenas de embarque y desembarque de productos y las comunicaciones, se dan en un vínculo estrecho con el agua. De ese modo, las embarcaciones son el medio de transporte de la comunidad, las que en tránsito o fondeadas, constituyen un elemento fundamental del paisaje local.

Plazas cubiertas de madera_

Además de las tradicionales pasarelas de ciprés como espacios de circulación peatonal, se han generado otros espacios públicos de esparcimiento y encuentro ciudadano. Se trata de la construcción de tres plazas cubiertas de madera, sobre palafitos, obras del arquitecto Carlos Otárola, como así también la conformación de terrazas para juegos infantiles, construidas en el mismo material. La principal cualidad que tienen estas obras es insertarse con propiedad, buena escala, acertada materialidad y resolución arquitectónica, en el lugar. Se trata de una propuesta contemporánea que destaca el paisaje, rescatando las formas de vida e implantándose de modo respetuoso en los fiordos australes.

Estas plazas cubiertas han resultado una respuesta apropiada a las crudas condiciones climáticas del lugar, brindando a los transeúntes y moradores un espacio protegido de las inclemencias del tiempo. Estas se constituyen en ventanas abiertas al mar, con una arquitectura de gran sobriedad, sintética, que hace uso de los revestimientos de tejuela característicos del sur de Chile (Imágenes 8 y 9).

Palabras finales_

Caleta Tortel representa un asentamiento de peculiaridad excepcional en que el agua y la madera se encuentran fuertemente presentes en el espacio público y en la vida diaria. El conjunto destaca por la valoración del paisaje, la utilización de materiales adecuados a la tradición constructiva del lugar, el bajo impacto, la escala apropiada y el respeto por las tradiciones culturales. Allí residen sus claves de identidad y contemporaneidad, trayéndonos el mensaje que en Latinoamérica es posible soñar un espacio público culturalmente significativo y más humano. auS

Notas

[1] El presente artículo, "Ciudad de Agua", se inscribe en la investigación doctoral DAU-UBB del autor, "La Cultura de la Madera en el Sur de Chile".

[2] En este texto se denomina "sur de Chile" al área comprendida entre la Araucanía y Magallanes.

[3] Alemania, Francia, Inglaterra, España y otros.

[4] La Fábrica de Planchas y Metal Estampado de los Hermanos Gregig de Valparaíso en 1907.

[5] "...La forma de urbanización y edificación del poblado tiene gran importancia, puesto que constituye una estrategia inteligente, económica y respetuosa frente al proceso natural que ocurre en el tejido vegetacional y del suelo, lo cual merece su reconocimiento y rescate como una cultura e idiosincrasia particular que caracteriza a la sociedad que habita este territorio litoral sur de la región de Aysén, un pueblo maderero con raíces gauchas y chilotas. Lo construido por el hombre, enmarcado por este medio natural, conforma una unidad paisajística, con características ambientales propias que definen y otorgan identidad, referencia histórica y urbana a esta localidad." Declaratoria de Tortel como Zona Típica por el CMN de Chile, 2001.

[6] Licenciada y Magíster en Historia por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Doctora en Historia por la Universidad de Sevilla.

 

Referencias.

Cerda, G., Rojas, E., Lobos, J., De Paula, L., Cartes, I., Burdiles. R. Arquitectura Moderna en madera en el sur de Chile, 1930-1970. Revista Arquitecturas del Sur, Universidad del Bío-Bío, Chile. N° 30 monográfico, 2005

Cerda, G., Burdiles, R., Villalobos, R. Arquitectura contemporánea en rollizo de pino en las regiones del Bío-Bío y La Araucanía. Revista Arquitecturas del Sur, Universidad del Bío-Bío, Chile, N° 25, 1997.

Consejo de Monumentos Nacionales de Chile (CMN). Declaratoria de Tortel como Zona Típica, 2001.

Gredig G, A. El ornamento estampado en la arquitectura. Revista Arquitecturas del Sur N° 5; Universidad del Bío-Bío; Chile. 1985.

Matthews, M., Cerda, G. Casas del Sur de Chile. Ediciones El Kultrún, Valdivia, Chile. 2003.

Otárola, C. Memoria explicativa construcción plazas del encuentro ciudadano de Caleta Tortel. Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Chile. 2012.

Urbina, R. La periferia meridional indiana: Chiloé en el siglo XVIII. Ediciones Universitarias, Universidad Católica de Valparaíso, Valparaíso, Chile. 1983.

Urbina, X., La frontera "de arriba" chilena y el camino de Chiloé a Valdivia, 1786-1788. Revista Temas Americanistas, N° 18, pp. 30-40, Departamento de Historia de América, Universidad de Sevilla, Sevilla. 2006.

 

Recepción: 27 de junio de 2013
Aceptación:
30 de agosto de 2013

 

 

© 2017 • Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Universidad Austral de Chile.
Teléfono/Fax: 56 63 221943 • Casilla 567 • Campus Isla Teja S/N • Valdivia • Chile
E-mail: