AUS (Valdivia) - La construcción y destrucción de la arquitectura en Chile
Revistas Electrónicas UACh
Web Sistema de Bibliotecas UACh
Formulario de Contacto Revistas Electrónicas UACh (OFF)
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
 
 no.8VALORACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL EN LOS RÍOS: UNA NUEVA MIRADA PARA EL ANÁLISIS Y LA GESTIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL  Indice de autoresIndice de materiabúsqueda de artículos
Inicio revistalista alfabética de revistas  
-
 
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
AUS (Valdivia)

ISSN 0718-7262 versión on-line

  Texto completo PDF
 
  Como citar este artículo
  Agregar a favoritos
  Enviar a e-mail
  Imprimir HTML

  AUS (Valdivia) n.8 Valdivia 2010




Revista AUS 8 _2_segundo semestre dos mil diez_
DOI:10.4206/aus.2010.n8-01

Editorial

 

La construcción y destrucción de la arquitectura en Chile_

 


 

La existencia del patrimonio arquitectónico tiene una escasa persistencia en el espacio-tiempo de Chile por una serie de condiciones naturales y culturales, que han ido formando a través de capas una identidad nacional basada en un permanente proceso en que una generación destruye lo que la anterior generación construyó. Las condiciones naturales y culturales principales que se observan en este proceso son:

Condición geográfica_La conocida loca geografía chilena plagada de volcanes, tierra sísmica y océano propenso a los maremotos ha condicionado un sustrato fundacional movedizo que ha creado desde tiempos inmemoriales una “inestabilidad” del territorio.

La arquitectura indígena_Los pueblos originarios en Chile condicionados por la geografía y por una cosmovisión de integración con la naturaleza, fundaron una arquitectura más simple de características constructivas más efímeras y transitorias, con una clara preferencia por lo horizontal, distanciándose de los pueblos incaicos o de Mesoamérica con afanes más civilizatorios y de dominación geopolítico expresados en una arquitectura de alta persistencia en el tiempo.

La influencia Europea_La colonización española y de otros países europeos, entre el siglo XVI y mediados del XX, ha creado una imagen del chileno como un habitante que no se reconoce con sus pares latinoamericanos o como sociedad altamente mestiza, sino que por el contrario, se identifica con su vertiente europea renegando la raíz indígena y en tal sentido es fuertemente abierta a todas las corrientes culturales y arquitectónicas traídas del antiguo continente y es en gran medida un receptáculo de las modas imperantes allá.

La influencia norteamericana y la globalización_La reconocida cultura de la arquitectura como objeto de mercado, de expansión y desechable en un alto grado que se ha impuesto a partir de mediados del siglo XX a la actualidad, ha fomentado una arquitectura diseñada desde la calculadora y la rentabilidad, fagocitando aceleradamente los espacios preexistentes en busca del progreso ilimitado.

Las condiciones de lo telúrico del territorio, lo transitorio de materia, lo ajeno de las modas y el interés por lo nuevo, hacen de Chile una cultura de permanente reemplazo, donde ya no queda arquitectura de la colonia en los principales centros urbanos, o que entre 1960 -1990 se destruyeron aproximadamente 600 edificios neoclásicos en el pericentro de Santiago junto a una importante obra de arquitectura moderna desarrollada por premios nacionales que ha caído bajo la picota de negocios inmobiliarios; o el innumerable número de edificios declarados patrimonio a lo largo de Chile, muchos monumentos nacionales, que han sido demolidos en forma parcial o vaciados en sus interiores para generar obra nueva donde las preexistencias quedan como ruinas escenográficas o decorativas. La condición sísmica ha sido un factor importante de destrucción patrimonial, sin embargo numerosas revisiones de las intervenciones posterremotos como en largos períodos calmos, son la marcada obsesión chilena por la neofilia, que prefiere lo nuevo ante lo viejo aunque éste sea útil, a costa de cualquier cosa, para mostrar en todos los períodos que somos modernos, progresistas y novedosos. De paso borramos la memoria de la historia cultural nacional pero sobretodo seguimos dependiendo de una innovación que es absolutamente ajena. Pero el patrimonio sólo existe cuando un pueblo se apropia de lo que tiene y se lo pasa a la siguiente generación como condición básica de tejer hebras de ADN genéticas y culturales que permitan formar un pueblo libre y creador, de un destino sustentable para las futuras generaciones.

 

Lorenzo Berg Costa
Arquitecto y académico de la Universidad de Chile y Universidad de Los Lagos
Miembro Comité Asesor Revista AUS
Chiloé, Enero 2011

 

 

© 2017 • Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Universidad Austral de Chile.
Teléfono/Fax: 56 63 221943 • Casilla 567 • Campus Isla Teja S/N • Valdivia • Chile
E-mail: