AUS (Valdivia) - LA GLOBALIZACIÓN Y SU IMPACTO EN LA CIUDAD CONTEMPORÁNEA
Revistas Electrónicas UACh
Web Sistema de Bibliotecas UACh
Formulario de Contacto Revistas Electrónicas UACh (OFF)
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
 
 no.4LA MIRADA MÚLTIPLE EN LA CIUDAD CONTEMPORÁNEARESPECTO DE LA CIUDAD: FUTUROS POSIBLES  Indice de autoresIndice de materiabúsqueda de artículos
Inicio revistalista alfabética de revistas  
-
 
Revistas Electrónicas UACh - AUS (Valdivia)
AUS (Valdivia)

ISSN 0718-7262 versión on-line

  Texto completo PDF
 
  Como citar este artículo
  Agregar a favoritos
  Enviar a e-mail
  Imprimir HTML

  AUS (Valdivia) n.4 Valdivia 2008




AUS, Nº 4: 8-9
DOI:10.4206/aus.2008.n4-09

Seminario

 

LA GLOBALIZACIÓN Y SU IMPACTO EN LA CIUDAD CONTEMPORÁNEA

 

Sergio Baeriswyl

Arquitecto UCV, Doctor en urbanismo, Universidad de Karlsruhe, Docente de la Facultad de Arquitectura, Universidad del Bio-Bio, Chile.


 

 

Los seres humanos del siglo XXI vamos a ser definidos como hombres de la globalización. Y para desarrollar este punto comenzaré por analizar el fenómeno de las tecnologías de la comunicación y su impacto en la ciudad contemporánea. La globalización se centra en dos ejes que se complementan en el desarrollo y apertura del mundo a través de las comunicaciones, las que permiten centralizar el poder económico y a la vez generar descentralización territorial. Estas tecnologías como el Internet, telefonía, transmisión de datos, todos estos como elementos principales de la globalización, han devenido en tres vértices; la centralización, en un mundo pequeño con sus respectivas economías como primer vértice, las cuales generan conflictos pero al mismo tiempo oportunidades para ciertos grupos; un segundo vértice, conformado por una apertura de las comunicaciones; y un tercero como una descentralización de los territorios y su consiguiente autonomía. Este desarrollo de las comunicaciones ha establecido un cambio en las relaciones de espacio-tiempo, produciendo una cierta inestabilidad desde el punto de vista económico, estableciendo una nueva cartografía, donde la geografía no es relevante. Pero al mismo tiempo ha surgido un fenómeno de adaptabilidad. Como consecuencia las ciudades deben crear mecanismos de adaptación a los elementos de la globalización. Lo que ha conformado las ciudades, tiene como origen las necesidades del hombre, y estas están al servicio de los objetivos de un sistema político, o social determinado, sirviendo de base para cumplir con una función específica ya sea productiva, administrativa, religiosa, cultural, etc. O una combinación de ellas. El surgimiento de los primeros asentamientos fue una necesidad, hoy en día nos enfrentamos a que en una semana, 1.500.000 de personas se trasladan a vivir en las ciudades. En este modelo de atracción existe una intima relación entre el modelo de desarrollo y la producción de la ciudad, donde la ciudad es un polo de atracción para los habitantes. Hemos evolucionado desde el concepto de ciudad estado, a ciudad piramidal para desembocar en una ciudad nodal. Esto ha transformado a la ciudad en el modelo de hábitat más exitoso para la civilización humana, la que pronto sumará cuatro mil millones de habitantes. Para el 2010 se espera que existan más de 20 mega ciudades, las que aproximadamente tendrán más de veinte millones de habitantes cada una.

 

 

La ciudad es la expresión del desarrollo que poseemos, y de ahí deriva la íntima relación que existe entre el modelo de desarrollo y la ciudad, la ciudad posee una extraordinaria capacidad de adaptación. Esta adaptación se debe al permanente cambio por el que pasan las ciudades, precipitado crecientemente por la rápida expansión de la sociedad y la globalización, las que hacen cada vez más espontáneas a las ciudades. Hoy en día nos enfrentamos a que el gran capital es quien forma las ciudades. En un estudio hecho en Concepción se estableció que el 89% de la inversión urbana es echo por los privados a diferencia de hace 20 años atrás donde la construcción era propiciada en su mayoría por el Estado. En la ciudad todo se ha privatizado y como ejemplos están los servicios, la infraestructura, la vivienda social. Hoy existe la ley de financiamiento compartido, que desarrolla el espacio público. Existe otro fenómeno que corresponde a los cluster urbanos, y a modo de ejemplo esta DYS y Falabella. El capital se junta para producir más riqueza, la ciudad se enriquece pero al mismo tiempo se empobrece. El impacto de la riqueza comienza a ser mayor que la pobreza. La gran disyuntiva es como planificar la ciudad actual con el fenómeno de potencia espontánea.

Otro de los desafíos es la movilidad. Las ciudades van a seguir enfrentándose a una privatización de los espacios públicos. Los nuevos modelos de comunicación han transformado los antiguos modelos de comunicación, puertos, trenes, aeropuertos, los cuales pasan a ser una oportunidad de negocios debido a la globalización, por ejemplo Puerto Madero.

Nuestra trama, es el damero y es colectivo. Ahora cambia y es debido a la seguridad, aparecen los barrios celulares, unidades donde se puede controlar el espacio. Pero al mismo tiempo surgen patologías como la agorafobia. La sociedad es más exigente al momento de requerir calidad de vida, por lo tanto se aumentan los estándares de vida y de áreas verdes. Hoy se cree más en la democracia total que en la representativa. La gobernabilidad interna ha disminuido desde los orígenes hasta la actualidad, pero ha aumentado la gobernabilidad externa. La seguridad de las personas también es un factor que ha variado en el tiempo, los espacios urbanos no son considerados seguros por lo que cada día se cierran más áreas urbanas comunes. El concepto de calidad de vida también ha sufrido un giro, ya que la sociedad al estar informada tiene mejores expectativas y exige cada día más a las autoridades para que se respeten sus derechos. Por eso, la tarea de hoy es compleja, y la universidad debe ser el espacio donde los distintos estamentos dialogan y así se formen estudiantes responsables que puedan llevar a cabo el ejercicio profesional de forma ética, comprometiéndose con la comunidad a la cual están circunscritos.

De esta manera se aumenta la brecha entre lo que se planifica y concreta, por lo que es cada vez más frecuente que los proyectos urbanos emergen como una formula de producción de cambios urbanos, la coproducción es estable como una formula de involucrar actores y bienes. El potencial que tiene la ciudad para transformar la sociedad es enorme. Y por otra parte los instrumentos de planificación son arcaicos, trabajan en el tiempo, pero la variable tiempo no entra debido a la espontaneidad de los cambios. Se necesita un observatorio que distinga oportunidades de desarrollo de gestión.

Esta espontaneidad trae consigo diversos cambios en los comportamientos de las personas, entre ellos una mayor adquisición de tecnología y en las comunicaciones las que han abierto las puertas a grandes proyectos de renovación urbana. Estableciéndose un nuevo dialogo entre los patrones de conducta, la economía y el espacio.

 

 

 

© 2017 • Instituto de Arquitectura y Urbanismo, Facultad de Ciencias de la Ingeniería, Universidad Austral de Chile.
Teléfono/Fax: 56 63 221943 • Casilla 567 • Campus Isla Teja S/N • Valdivia • Chile
E-mail: