Gestión turística (Valdivia) - DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL Y TURISMO EN COZUMEL, ESTADO DE QUINTANA ROO, MÉXICO
Revistas Electrónicas UACh
Web Sistema de Bibliotecas UACh
Formulario de Contacto Revistas Electrónicas UACh (OFF)
Revistas Electrónicas UACh - Gestión turística (Valdivia)
 
 no.11DESEMPEÑO LABORAL DEL LICENCIADO EN TURISMO DE LA UNIVERSIDAD DE ORIENTE, SEGÚN LA OPINIÓN DEL SECTOR EMPRESARIAL TURÍSTICO PRIVADO DE LA ISLA DE MARGARITA, ESTADO NUEVA ESPARTALA PUESTA EN VALOR DEL RECURSO ARQUEOLÓGICO A TRAVÉS DEL TURISMO: EL CASO YERBA LOCA  Indice de autoresIndice de materiabúsqueda de artículos
Inicio revistalista alfabética de revistas  
-
 
Revistas Electrónicas UACh - Gestión turística (Valdivia)
Gestión turística (Valdivia)

ISSN 0718-6428 versión on-line

  Texto completo PDF
 
  Como citar este artículo
  Agregar a favoritos
  Enviar a e-mail
  Imprimir HTML

  Gest. tur. (Valdivia) n.11 Valdivia jun. 2009




Gest. tur, N° 11, Jun 2009, pp 69-88
DOI:10.4206/gest.tur.2009.n11-04

RESULTADOS DE INVESTIGACION

 

DISTRIBUCIÓN TERRITORIAL Y TURISMO EN COZUMEL, ESTADO DE QUINTANA ROO, MÉXICO

TERRITORIAL DISTRIBUTION AND TOURISM IN COZUMEL, STATE OF QUINTANA ROO, MEXICO

 

Alejandro Palafox Muñoz
Lilia Zizumbo Villarreal

Licenciado en Turismo, Maestría en Estudios Turísticos, Doctorando en Ciencias Ambientales. Profesor – Investigador de Tiempo Completo, Universidad de Quintana Roo / Unidad Académica Cozumel. México. palafox@uqroo.mx.
Licenciada en turismo, Doctora en Sociología, Profesora – Investigadora de Tiempo Completo. Facultad de Turismo y Gastronomía. Universidad Autónoma del Estado de México.
lzv04@yahoo.com.


RESUMEN

A partir del repoblamiento de la isla de Cozumel en el año de 1841, la economía de la localidad se encontraba basada en el comercio de algodón, tabaco, caña, azúcar, plátano, maíz y la exportación de henequén y chicle. El auge chiclero contribuyó al desarrollo del comercio y del sector obrero, y a través de la transportación de la resina, la actividad marítima se incrementó por medio del abastecimiento de las casas comerciales de la época [Coldwell y Joaquín], dando pie a la formación de una clase económica fuerte: la comercial. Al consolidarse como puerto chiclero, surge la necesidad de espacios de alojamiento, siendo pionero el Hotel Louvre (1924). Sin embargo, con la crisis chiclera, el Estado decide ceder las tierras ejidales al centro del territorio, dejando las costas para el desarrollo del turismo, por lo que los empresarios Coldwell y González compraron las propiedades para tal fin, así, la actividad turística se erige como pilar económico de la localidad por medio del servicio de hospedaje y tours de buceo. A partir de la década de los noventa y con el crecimiento de la infraestructura portuaria -3 muelles para recepción de 9 navíos-, Cozumel se posiciona como el primer destino de cruceros a nivel nacional e internacional. Por tanto, el Estado en su afán por la generación de divisas y la creación de empleos, ha utilizado al turismo como una herramienta para dar continuidad al modelo neoliberal, teniendo repercusiones como la transformación del espacio y uso del mismo, así como la pérdida del ambiente, aunado a la formación de grupos de poder para la permanencia del sistema.

Palabras claves: turismo, apropiación, expansión del capitalismo.


ABSTRACT

When the Island of Cozumel was inhabited again in 1841, the economy of the village was based on the commerce of cotton, tobacco, cane, sugar, banana, corn and the export of henequén and chicle. The hype of the chicle industry contributed to the development of commerce and working sector, and through the transportation of resin, the marine activity was increased through the supply of commercial houses of the time [Coldwell and Joaquin], allowing the formation of a strong economic class: the commercial one. When the island was consolidated as a chicle port, there arises the need for lodging facilities, being the Hotel Louvre the pioneer (1924). However, because of the crisis of the resin, the Government decided to give away communal lands in the center of the territory, leaving the coasts to the development of tourism, which is the reason why the businessmen Coldwell and González bought the properties for such purpose, thus, the tourist activity emerges as an economic pillar of the village through lodging and diving tours. During the Nineties and along the growth of harbor infrastructure -3 wharves to hold 9 vessels-, Cozumel is positioned as the first destination of cruises at national and international level. Therefore, the State in its pursuing of currency generation and creation of jobs has used tourism as a tool to give continuity to the neoliberal model, having repercussions such as the transformation of space and its use, as well as the loss of the environment, combined with the formation of groups of power to ensure the permanence of the system.

Key words: tourism, appropriation, capitalism expansion.


 

INTRODUCCION

El paisaje natural y cultural de Cozumel

La Isla de Cozumel se localiza a 18 kilómetros (112.5 millas) de la costa oriental de la Península de Yucatán; sus dimensiones mayores son “45 kilómetros de largo por 17 kilómetros de ancho, con una superficie de 864 km2” (Gómez, 1988 citado por Sánchez y Propín, 2003: 172 - 173). Geológicamente, la isla es considerada parte de la placa conformada por la Península de Yucatán (Pacheco y Vega, 2008: 34), se le calcula una antigüedad de 15 mil millones de años, considerándose que emergió del fondo del mar en la Era Terciaria, con suelos formados por roca caliza, sin recursos minerales y con sedimentos marinos fósiles (moluscos) incrustados en las piedras (Richards, 1937, citado por Pacheco y Vega, 2008). Su relieve es prácticamente plano y sólo se “distinguen algunas elevaciones que no exceden los 15 metros sobre el nivel del mar” (Vivas, 2008: 16). Cozumel forma parte de la unidad geomorfológica de las planicies del Caribe, en la ínsula predominan las estructuras bajas compuestas de suelo calizo y pedregoso (Xacur, 1998), características que no lo hacen apto para la actividad agrícola. “El sustrato geológico calizo impide los escurrimientos superficiales, por tal motivo el abasto se realiza a través de un acuífero localizado en la porción central de la isla. Éste descansa sobre agua salada y debido a la disolución de las rocas calizas, sus aguas son relativamente duras” (Martínez, 2007: 44)

Es considerada la isla habitada más grande del territorio nacional (Sheppard, 2005: 93), y forma parte de la barrera coralina que se extiende desde el norte de la península de Yucatán hasta el sur de Honduras, con una longitud aproximada de 1 000 kilómetros (INE, 1999 citado por West, et. al., 2005: 178); posee un clima húmedo con abundantes lluvias en verano y escasa en invierno, con una temperatura anual media mayor a los 18oC (Instituto de Geografía, 2007). Al ser rodeada por aguas cálidas del mar Caribe o mar de las Antillas (Wang y Edfield, 2003), así como por la corriente del canal de Yucatán originan la prevalencia de altas presiones que afecta a la porción norte y noroeste peninsular, por lo que en el verano se presenta suficiente nubosidad para el depósito de considerable cantidad de lluvia. Asimismo, Cozumel es atravesada constantemente por Ondas Tropicales que generan cinturones de vientos ocasionando lluvias torrenciales principalmente en el verano (Orellana, et. al., 2008).

La ínsula se encuentra rodeada por arrecifes de coral, los cuales constituyen la principal atracción turística de Cozumel, debido a las 26 especies que se encuentran distribuidas a lo largo de la costa sur del territorio; así como algunas variedades animales endémicas, como el pez sapo -Snopus Splendidus- (West, et. al., 2005: 178) y otras en peligro de extinción como el mapache de Cozumel -Procyon pygmaeus; cenzontle de Cozumel –Toxostoma guttatum; coatí de Cozumel –Nasua Nelson; y el ratón de Cozumel Reithrodontomys spectabilis (WWF México, 2007).

La flora predominante es la selva mediana subperennifolia, selva baja caducifolia, manglar, tular y vegetación de dunas costeras (Escalante, 1996); compuesta por estratos arbóreos, uno formado por especies aisladas y otro que llega a formar un dosel que impide el paso de la luz hacia el suelo, lo que detiene el desarrollo de arbustos y herbáceos (Xacur; 1998). En la vegetación predomina el Chechem –Metopium alicastrum; Chacá -Bruñera simarabu; Jabín –Psidia communis; y Ceiba –Ceiba petandra. Por otra parte, en el área costera predomina el Mangle Rojo –Rhizophora mangle; Magle Blanco –Laguncularia recemosa; y el Chit –Thrinax radiata (Chan, et. al., 2002).

Actualmente, la economía se encuentra basada en la actividad turística y el comercio directamente relacionado; el sector primario, particularmente la agricultura tiene poca incidencia en la generación de empleos debido a que casi en su totalidad es para subsistencia; la pesca comercial se lleva a cabo por dos cooperativas, las cuales comercializan langosta, pulpo y camarón (Gobierno Municipal de Cozumel, 2005). Anteriormente “florecían la gran hacienda henequenera y cañera Colombia, el poblado agrícola de El Cedral, gran productor de piña; así como el rancho agrícola de San Gervasio con reses y equinos, producción de caña de azúcar, camote, cítricos y en menor medida, tabaco” (Vivas, 2008: 89). Con la llegada de turismo masivo a través de los cruceros turísticos, la práctica del buceo recreativo fue desplazada por los 15,212,452 millones de visitantes que han llegado al destino en el periodo comprendido del 2000 al 2007, en comparación con los 3,409,286 turistas que han pernoctado en la entidad en el mismo lapso de tiempo, a pesar de que este último tiene un mayor impacto económico al generar el 59% de los ingresos con sólo el 18.2% de la demanda.

El turismo se desarrolla principalmente en la costa occidental del espacio insular, ya que casi la totalidad de las playas son de arena blanca motivando el desplazamiento y condicionando el producto turístico de valor contemplativo (González y Palafox, 2007: 228), además de la infraestructura hotelera de cinco y cuatro estrellas asociado a las áreas de recreo (clubes de playa) y preservación para la práctica de deportes acuáticos y el buceo. También, se localiza la principal área urbana (San Miguel de Cozumel), en donde se ubica el resto de la oferta hotelera y de servicios complementarios, así como el desarrollo de las actividades comerciales vinculadas con la actividad turística y el ámbito económico local, aunado a la oferta turística de tipo cultural principalmente por la zona arqueológica de San Gervasio y el Museo de la Isla de Cozumel.

La costa oriental está formada por litoral rocoso, cavernas y pequeñas bahías con algunas franjas de arena (Ver Mapa 1), en donde se asientan pequeños comercios dedicados a la venta de alimentos y bebidas principalmente, además de constituirse como el espacio recreacional de la población local, y donde se práctica el surf por la intensidad de la marea y olas (Palafox, et. al., 2008: 390). Así mismo, se localizan algunos basamentos piramidales pertenecientes a la cultura maya, entre los que destacan El Caracol -en la Parque Ecológico Punta Sur, El Castillo, Ixlapak y Hanan.

 

Mapa 1. Características físicas de Cozumel
 
Fuente: Sánchez y Propin (2003).

 

La apropiación del espacio para el turismo

En 1848 llegaron a las Isla de Cozumel, veintiún familias que venían huyendo de la Guerra de Castas -en la región oriental de la Península de Yucatán, específicamente en Valladolid, Chemax y Sabán, aunque se cree que fueron más, ya que para el censo de enero de 1850 se identificaron 300 habitantes adultos (Vivas; 2008). El nuevo siglo trajo para Cozumel una serie de cambios; el más importante en el ámbito político, además del demográfico y económico, ya que el 24 de noviembre de 1902 nace el estado de Quintana Roo, tras someter al General Chan Santa Cruz un año antes.

En 1910, a la par del desarrollo agrícola y mercantil de algodón, tabaco, caña de azúcar, plátano y maíz; y la exportación de henequén y chicle (Martínez, 2007), se iniciaron diversas obras públicas destacando la planta eléctrica, el alumbrado y reloj público; en las dos primeras décadas del siglo las vías de comunicación hacia el continente era sólo por veleros, desde Progreso, Yucatán. El recorrido era de al menos una semana, si las condiciones climatológicas lo permitían (Vivas, 2001), por lo que la población estaba aislada. No obstante, los cozumeleños se transportaban al interior del poblado en “un camioncito adaptado con bancos de madera para servicio colectivo” (Ídem: 149), uno de los dos únicos vehículos de la época.

En la década de los veinte y con miras al fortalecimiento de su economía, Cozumel se sumó a la creciente industria chiclera y maderera del entonces territorio de Quintana Roo, como resultado surgen nuevas actividades comerciales y fuentes de trabajo en la entidad, donde se almacenaba, procesaba y embarcaba “la resina para exportarla a dos de las empresas chicleras más importantes de los Estados Unidos” (Martínez y Collantes, 2003:46). A finales de la década, la Pan American World Airways (Pan Am) inicia su servicio aéreo entre Key West y, América Central y Sudamérica con escala en la ínsula (Homan y Reilly, 2000).

De acuerdo con César y Antochiw (1991), el chicle contribuyó al desarrollo del comercio y el sector obrero, ya que a partir de esta actividad, se formaron los primeros sindicatos de alijadores. Del mismo modo, la transportación de la resina favoreció el crecimiento de la actividad marítima, la cual se constituyó en fuente de provisión significativa de las casas comerciales que fungían de intermediarias, entre ellas Angulo, Coldwell y Joaquín, lo que favoreció el desarrollo de una clase económica fuerte: la comercial.

Así, Cozumel se posiciona como el principal puerto para la exportación de chicle, ante ello surge la necesidad de ofertar alojamiento al flujo de empleados federales y agentes comerciales propiciando el surgimiento de los primeros establecimientos de hospedaje, siendo pionero el Gran Hotel Louvre en 1924 –propiedad de Refugio Granados y localizado en 5ª avenida y 2 norte- el cual además contaba con restaurante; sin embargo, el número de habitaciones de hotel no eran suficientes para cubrir la demanda provocada por el auge comercial del monopolio Coldwell y Bonastre (Ramos, 1999), por lo que en 1930 el gobernador José Siurob establece provisionalmente el ejido de Cozumel, con el objetivo de contrarrestar dicho acaparamiento; así, años más tarde aparece el Hotel Yuri en 1932 –establecimiento de Felipe Rivero Herrera y ubicado en 1ª sur entre 5ª y 10ª avenidas; a pesar de ello “ambos empresarios fracasaron, y al poco tiempo se llevaron sus inversiones de retorno a Yucatán” (Vivas, 2008: 124). En 1938, el gobierno del Gral. Rafael E. Melgar impulsó la hotelería mediante la creación del Hotel Playa -el cual fue transformado en el Museo de la Isla de Cozumel en el año de 1981.

Sin embargo, las acciones implementadas por el gobierno estatal relacionadas con el ejido a la par de la crisis chiclera, el desempleo aumento y la dotación de tierras a los pobladores se complicó debido los enfrentamientos con el grupo de poder y controversias por la propiedad de algunos predios, así como dificultades para la medición de la superficie de la isla, provocando errores de cálculo. Por ello, hasta 1945 se emite el decreto que otorgara el ejido definitivo para los isleños, ya que la agricultura se concebía como la única vía aparente para el desarrollo de la ínsula.

Con la Segunda Guerra Mundial en boga, Cozumel “obtuvo una importancia geoestratégica que la habría de llevar a la clara visión de fomentar la floreciente actividad turística” (Ramos, 1999:13). A la par, técnicos estadounidenses construyen en la ínsula (1943) y en la capital del estado, las primeras pistas para recibir cualquier tipo de aviones (Xacur, 1998), ya que el gobierno norteamericano “empieza a investigar la forma de crear un perímetro de protección para resguardar su punto geoestratégico más importante: el Canal de Panamá” (Martínez, 2007: 56).

A pesar de la escasa fertilidad del suelo, las instancias federales se cuestionaban la decisión de ceder el total de la superficie para tierras ejidales, debido a que el turismo comenzaba a identificarse como actividad de grandes beneficios económicos, y los recursos naturales y culturales de la localidad parecían perfectos para esta actividad. Al establecer las dimensiones correctas de la isla, el ejido fue desplazado hacia el centro, dejando las costas para el desarrollo de la actividad turística, situación que aprovecharon los empresarios Coldwell y González, quienes ya habían comprado y ocupado tierras para este fin.

Nassim Joaquín Ibarra (2008) afirma que en 1948 encalló en la costa oriental de la isla un carguero de bandera panameña, el accidente motivo el desplazamiento del personal de la naviera, por lo que arribó a la isla Charles Fair “quien quedó gratamente impresionado por las bellezas del lugar” (Vivas, 2008: 124). En ese mismo año, el periodista norteamericano Richard Humphrey llegó a Cozumel –por recomendación de Fair- motivado por los comentarios recibidos sobre la isla quedándose a vivir una temporada en el lugar. A su regreso a los Estados Unidos de Norteamérica redactó un artículo para la revista Holiday -en 1957-, con ello se promovieron los atractivos naturales y culturales de la entidad; ese mismo año, un grupo de ocho turistas arribaron a la isla con un ejemplar de la revista a bordo de la única línea aérea que comunicaba a la isla con Mérida y Chetumal -Transportes Aéreos Mexicanos S.A.

A partir de este periodo comienza a incrementarse la población por la reactivación económica del lugar consecuencia del turismo y la pesca, así mismo algunos datos muestran la llegada de extranjeros a residir en la isla, quienes establecieron sus negocios y participaron en la vida económica, tal es el caso del norteamericano William Chamberlain que en 1957 abrió el Hotel MayaLuum (Ver Foto 1) con seis habitaciones, comedor y bar ubicado en la Ave. Rafael Melgar y 8 norte; a finales de los 50’s, Fernando Barbachano inaugura el Hotel Caribe Isleño –localizado en la Ave. Rafael Melgar y 8 norte, donde actualmente se localiza la tienda de Artesanías Los Cinco Soles.

 

Foto N° 1. Hotel Maya Luum
 
Fuente: Travesía por la historia de Cozumel.

 

A la par de estos acontecimientos, Miguel Joaquín Ibarra –comerciante de familia Libanesa- convenció a las autoridades del territorio de darle en arrendamiento el viejo Hotel Playa, el cual fue abandonado y cerrado por incosteable, no obstante, años más tarde, el empresario rescató, remodeló y amplió equipándolo con asoleadero, bar y piscina para ofertar servicios turísticos de nivel internacional (Arjona, 2005). Aunado a la escasa infraestructura hotelera, la Capitanía de Puerto se habilitó para prestar el servicio de alojamiento.

En esa misma época, Bob Mar -buzo norteamericano- dio a conocer el buceo deportivo (SCUBA – Self Containned Underwater Breathing Apparatus), quien enseñó a los jóvenes de la localidad la práctica del deporte, un año más tarde El Clavado –de Tiburcio García; y Aquasafari – propiedad de los señores Marrufo, Zapata, Bouchi y Gabilondo, nacen como las primeras empresas de alquiler de equipo de buceo y oferta de tours de snokel y scuba.

Al contar con vuelos programados y en consecuencia una corriente turística en definición, el grupo empresarial local integrado por Nassim Joaquín Ibarra –accionista de TAMSA-, Gastón Cantarell, Raúl González y Fernando Barbachano incrementaron la oferta hotelera. Conjuntamente, la población se encontraba dedicada por un lado a las labores domésticas y venta de productos tradicionales desde su hogar, y por el otro a la pesca, agricultura y comercio menor, aunado a los colocados en la empacadora -que vendía caracol, langosta y tortuga- quienes comenzaron a insertarse en la actividad turística, la cual empezaba a reflejar los beneficios económicos, en donde el principal producto turístico que se ofrecía era el paseo en lancha y el consumo de pescado, caracol y langosta, por lo que los turistas –principalmente norteamericanos de alto poder adquisitivo- pasaban todo el día en la playa.

Con el triunfo de la revolución cubana y el cierre del principal destino de veraneo de los norteamericanos, los empresarios insulares comenzaron a organizar la actividad turística, el cual cambia drásticamente la estructura socioeconómica, aunado a “la caída de la actividad forestal y coprera, la visión de empresarios y los cambios de políticas gubernamentales que buscan modernizar el territorio” (Xacur, 1998: 278) contribuyeron en la percepción del turismo como una actividad importante que apoyaría el desarrollo económico de la isla y del estado.

En los sesenta, el desarrollo hotelero siguió en aumento, así como la industria de alimentos y bebidas, se edificaron el Hotel Martín, el Hotel Candela, el Hotel López –de Don Miguel López Vivas; el Hotel Marlín, el Hotel Yoly –de Don Ignacio Martín Vásquez; Hotel Aguilar –de Don Pablo Aguilar Rejón; Hotel Coldwell, Hotel Linda Mar –de Don Daniel Arjona Barrera; Hotel Dorado y Hotel Cantarell –de Don Gastón Cantarell; Cabañas del Caribe –a la fecha, Sol Cabañas construido por Raúl González; el Hotel Cozumel Caribe –propiedad de Fernando Barbachano; y en 1965 Miguel Joaquín Ibarra construye el Hotel Playa Azul –considerado el primer hotel orientado expresamente a turistas.

Ese mismo desarrollo trajo consigo la construcción de restaurantes y fondas como: El Capitán Candela –de Luciano Vivas Esquivel; Casa Denis –propiedad de Denis Angulo Vivas; el Chichen-Itzá –de Daniel Arjona Barrera localizado en la calle 1ª Sur entre Rafael E. Melgar y 5ª avenida sur; y el Restaurante Pepes hoy día Palmeras –de Roberto Ruiz Jiménez ubicado frente al muelle fiscal

En el año de 1967, el Sr. Nassim Joaquín Ibarra cede sus acciones de TAMSA a Mexicana de Aviación para constituirse como su concesionario en la localidad con vuelos programados a la isla desde la Ciudad de México, Mérida y Miami, en consecuencia la corriente turística aumenta y con la necesidad de ampliar la oferta se abren las oportunidades de negocios –principalmente para los capitales extranjeros, de esta manera el Hotel Presidente Intercontinental se establece en la localidad, aunque su apertura se llevó a cabo en 1970 debido en primera instancia el huracán Beulah (1967) impactó en la localidad, además de la escasez de mano de obra. Al inicio de la década, el Sr. Nassim Joaquín compra la gasolinera de la isla y se convierte en el único distribuidor del combustible, comenzando así, la era monopólica de la localidad.

Un año más tarde, “arriba por primera vez el crucero Ariadne que realizaba viajes esporádicos a la zona de Puerto Morelos y Cozumel” (Chan, 2006). Así, con la llegada de turistas internacionales vía marítima y aérea, el ahora destino turístico contaba con un importante flujo de personas, precedente que impactó directamente en el ámbito político nacional provocando el impulso al desarrollo económico y social del país a través del turismo.

En la década de los 70’s continuó el construcción de infraestructura hotelera dando lugar a la edificación del Hotel Mara, Hotel Malibú, Hotel Flores, Hotel Pirata, Hotel El Cozumeleño, Hotel Barracuda, Posada Cozumel, Punta Morena, Suites Elizabeth, Posada Lety, Hotel Antillano, Hotel Mayan Plaza, Hotel Vista del Mar, Hotel Bahía, Hotel Maya Cozumel, Hotel El Marqués, Hotel Marycarmen, Hotel El Galápago Inn, Mesón Peregrino, Hotel Paraíso Caribe, Hotel Villa Blanca y Hotel Saolima; fortaleciéndose la oferta de servicios de hospedaje dedicado a la actividad turística.

En los años setenta, la Isla de Cozumel ya era considerada un importante destino turístico de México, por tal motivo, el trasatlántico Bolero de bandera noruega, fue el primer crucero que incluye a la ínsula en su ruta, marcando la génesis de los cruceros en la localidad, por lo que con un programa fijo se dan una serie de arribos de 1974 a 1977 (Ídem, 2006), entre estos llegó el crucero Mardi Grass de los primeros buques de la Carnival Cruise Line. A la par del auge naviero, se amplía el aeropuerto internacional de Cozumel incrementando su capacidad para recibir un mayor número de turistas por esta vía; y por otro lado, se termina la carretera periférica de la localidad para acceso a los recursos naturales y culturales de la costa oriental.

Con este incremento de infraestructura de apoyo al turismo, se originaron fuentes de empleo que la población local no alcanzaba a cubrir, por tanto el efecto migratorio se intensificó, lo que coadyuvó en la disminución de la pobreza en la región. En este sentido, a principios de la década de los 80’s, Cancún y Cozumel agrupaban el 83% de los cuartos de hotel disponibles en Quintana Roo (Xacur, 1998), y con el auge turístico del primero, la isla se fue consolidando como destino principalmente de cruceros y buceo.

En 1981 comienza a operar el Muelle Internacional con capacidad para dos cruceros turísticos y un ferry para la transportación de alimentos y vehículos; conjuntamente se construyen pequeños embarcaderos para el apoyo de hoteles y tiendas de buceo, mismas que comenzaban a instalarse en el pueblo. De esta manera el turismo se torna la base del desarrollo económico de la isla, que para 1985, ya ocupaba el primer lugar en el país por el número de visitantes vía crucero que recibía anualmente y la capacidad hotelera era de 1,873 cuartos distribuidos en 40 hoteles (César y Antochiw; 1991), así como la recepción de 3,312 cruceros de 1981 a 1989 (Ver Gráfica 1).

 

Gráfica 1. Afluencia de cruceros a Cozumel de 1981 a 1989.
 
Fuente: Martínez (2007); Elaboración propia

 

Con infraestructura de apoyo (aeropuerto, carretera perimetral, hoteles, restaurantes, servicios complementarios, entre otros), la isla continua captando grandes cantidades de visitantes, en 1997 llegaron a la localidad “1,458,522 turistas, de los cuales 211,646 eran nacionales y 1,246,876 extranjeros, así mismo tenía una oferta de 59 hoteles con un total de 3,618 cuartos” (Xacur, 1998: 278). En ese mismo año inició operaciones el embarcadero Puerta Maya, propiedad de la Carnival Cruises, sin embargo no contaba con el equipamiento e instalaciones adecuadas, por lo que más tarde construiría la terminal marítima del mismo nombre para brindar múltiples servicios a “más de dos millones de personas que ahí desembarcan” (Carnival Cruises, 2003: 25).

El aumento en el arribo de visitantes continuó, así como las oportunidades de empleo y personas que llegaron a residir a la isla, por tanto, la población de la entidad se estimó en 60,091 habitantes (INEGI, 2000). Del mismo modo, la infraestructura turística seguía acrecentándose y en el 2002 se establece el tercer muelle turístico denominado.

Punta Langosta, propiedad del Grupo Aviomar (Palafox, 2005: 70), quien a su vez brinda el servicio de transportación marítima de pasajeros entre Cozumel y Playa del Carmen, a través de Cruceros Marítimos del Caribe; de alimentos y pasajeros entre Cozumel y Punta Venado (Calica) mediante la empresa Transcaribe, así como el servicio especializado de tour a pasajeros de cruceros con la firma Pelícanos Tours –lideradas por Mario Molina Cásares.

Ese mismo año, y con las instalaciones para atender a ocho barcos simultáneamente, atracaron 885 cruceros y 1,504,604 visitantes, además de 398 737 turistas (para 60 hoteles); cinco años después la ínsula acogió 2,519,179 excursionistas en 1,124 barcos y 396,734 turistas distribuidos en 52 hoteles, teniendo un decremento del 13.7% en navíos, 12% en pasajeros y 5.3% en visitantes con pernocta en comparación con el 2004, disminución atribuida al huracán Wilma que impactó a la ínsula por 63 horas del 20 al 23 de octubre del 2005; en este sentido, la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS, 2005) estimó daños en los tres muelles de cruceros por $ 15,202.1 millones de pesos. Para el año 2008, la afluencia de pasajeros y turistas se torna positiva y se destaca el incremento de los últimos (Ver Gráfica 2).

 

Gráfica 2. Pasajeros y turistas en Cozumel 2000 - 2008.
 
Fuente: Elaboración propia con datos de SEDETUR (2001 – 2009).

 

Cozumel continua con las pautas dictadas por el sistema capitalista para la reproducción del modo de producción, dado que en últimas fechas el FONATUR (2008) desarrolla en la isla el Proyecto Turístico Integral Marina de Cozumel, el cual cuenta con una inversión de 37.4 millones de dólares para la construcción de infraestructura de tipo portuario y de servicios para la atención de 36 mil nuevos turistas a través de 133 embarcaciones (Ver Foto 2), estimando que se capten 45 millones de dólares anuales por este concepto; aunado a lo anterior se prepara la construcción de tres nuevos establecimientos de hospedaje para dar lugar a 594 cuartos de hotel.

 

Foto 2. Área destinada para el PIT Marina Cozumel
 
Vista aérea que muestra la ubicación del predio de Fonatur en la zona de La Caleta, de la Marina Cozumel, del hotel Presidente intercontinental, al oeste de Cozumel, donde se pretende desarrollar el proyecto conocido como Marina Fonatur.


Fuente: Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR, 2008)

 

La construcción del proyecto tiene como espacio la zona contigua al muelle de Puerta Maya, en donde se encuentra el cenote “El Aerolito” (Ver Foto 3), el cual será la única área de protección de flora y fauna, con lo cual se marca evidencia de que los recursos naturales y culturales de las comunidades rurales son insumo para el desarrollo del turismo, el cual es planificado por el Estado para la reproducción del modelo neoliberal mediante la actividad turística y la apropiación de los recursos.

 

Foto 3. Boceto Marina Cozumel
 
Fuente: Fondo Nacional de Fomento al Turismo (FONATUR, 2008).

 

Como se ha revisado con anterioridad, el desarrollo de la actividad turística se basa en los recursos naturales y culturales, mismos que juegan un papel determinante en el desplazamiento de aquellas personas que buscan los espacios propicios para el descanso, relajación, recreación, entre otros aspectos. El turismo necesita de la biodiversidad de las localidades, así como de aquellas manifestaciones de índole cultural, emergiendo como una actividad económica de alto impacto económico, social y ambiental.

Zonas de Apropiación Turística

La ínsula posee un terreno con diversos elementos como galerías subterráneas, cavernas, dolinas, cenotes, pantanos y planicies lodosas; la superficie de la isla es plana. En cuanto a la flora, “representa aproximadamente el 40% de la reportada para todo el estado” (Martínez y Collantes, 2003: 56). El área de mayor aprovechamiento turístico es el asociado a la costa (Ver Mapa 2), y para su mejor compresión se dividirá el territorio en cuatro zonas de apropiación turística: Norte, Centro, Sur y Oriental.

 

Mapa 2. Zonas de Apropiación Turística
 
Fuente: Elaboración propia.

 

En la Zona de Apropiación Turística Norte, el desarrollo turístico del sector está basado en un modelo de turismo básico o tradicional (sol y playa), en el cual se distribuye una planta turística integrada por grandes edificios y obsoleta con respecto al paisaje y la fragilidad del ecosistema que habita en el destino, en consecuencia la existencia de instalaciones deterioradas en estado de abandono. La zona cuenta con cinco hoteles de categoría 4 y 5 estrellas, (Coral Princess, Agua Azul, El Cozumeleño, Meliá Cozumel) y un campo de golf (Cozumel Country Club), además de varios edificios condominios de tiempo compartido o renta mensual (Las Brisas, Cozumel Caribe, Condumel Apartments, Suites Tamaridos, Suites Turquesa, entre otros), así como el acceso a la Isla de la Pasión, la cual ha sufrido severos daños ecológicos en sus humedales y manglares. Por otro lado, la comunidad solamente cuenta con una playa pública (Casitas) de tipo rocoso con poco valor de uso, localizada frente a la Base Aérea Militar No. 4, al final del malecón costero.

La Zona de Apropiación Turística Centro se encuentra ubicada en el principal asentamiento urbano de la entidad (San Miguel de Cozumel), cuyo crecimiento ha sido condicionado a la dinámica turística implantada por el segmento de mercado (cruceros), se concibe a partir de la Plaza Comercial Chedraui, el malecón costero y los muelles Fiscal y Punta Langosta –plaza comercial propiedad de Grupo GICSA, aunado a los embarcaderos de menor tamaño para el servicio barcos para tours de buceo y snorkel, así como la mayor concentración de comercios relativos a la venta de piedras preciosas, joyas, artesanías y souveniers, localizados hasta el límite de la Base Aérea Militar No. 4. Dentro del área se localizan hoteles de 1 a 3 estrellas, restaurantes, bares, agencias de viajes y transportistas, cafés, tiendas de buceo, oficinas y puntos de información turística, entre otros; representa la zona de mayor flujo y concentración de visitantes.

La Zona de Apropiación Turística Sur se basa en un modelo turístico similar al de la zona turística norte. Como parte de éste, se integran empresas turísticas -principalmente transnacionales (Occidental Hotels & Resorts, Wyndham Hotels and Resorts, Park Royal Hotels & Resorts, Intercontinental Hotels & Resorts, Iberostar Hotels & Resorts, y Palace Resorts) dedicadas a un segmento de mercado cuyas motivaciones se centran en el buceo y la náutica, aunque todos ellos en la actualidad han incursionado en el mercado del Tiempo Compartido.

Asimismo, se integran al área siete clubes de playa (San Francisco, Playa Mía, Mr. Sancho’s, Paradise Beach, Señor Frog’s, Nachi Cocom y Palancar) a lo largo de la costa, donde predomina una planta turística de gran volumen (12 hoteles) con facilidades diseñadas para el mercado internacional, en función de las actividades que se comercializan en los muelles Internacional y Puerta Maya, similares a las ofertadas en el área céntrica.

Aunado a la oferta turística, se encuentra el Parque Natural Chankanaab, el cual consta de formaciones coralinas de gran atracción; al interior del parque se localiza una laguna situada a la orilla del mar, este cuerpo de agua está comunicado al océano mediante un túnel. En este espacio se practica el snorkel y el buceo para la contemplación de varias especies de peces y pequeñas formaciones de coral; además, Chankanaab resguarda una zona arqueológica y un jardín botánico con alrededor de 350 tipos de plantas tropicales provenientes de más de 20 países.

En la zona sur se localizan la mayoría de los arrecifes, y el que recibe la mayor cantidad de visitantes es Chankanaab, 26%; seguido de San Francisco y Colombia, con 11% por cada arrecife. Se registro 10% por cada uno de los arrecifes Paraíso y Palancar, y el resto es para los arrecifes Yucab, Tunich y Punta Sur (Jiménez, et. al., 2005: 55).

En esta área existe otro pequeño centro urbano llamado El Cedral, donde se puede encontrar pequeños vestigios arqueológicos y en donde se efectúa una de las celebraciones –la Santa Cruz- más importante para la población local, ya que tiene la capacidad de integrar algunos elementos culturales con la modernidad del destino y formar parte de la oferta turística del mismo.

Al final del área turística se encuentra la Reserva Ecológica Punta Sur, la cual cuenta con un museo donde se expone la historia de la navegación en la isla. También, este parque ecológico resguarda la Laguna de Colombia, manglares, aves, reptiles y diversidad vegetal. Al respecto, los manglares se desarrollan en “suelos inundables salinos y que están dominados por especies arbóreas de hojas coriáceas y mecanismos adoptivos que les permiten tolerar la salinidad del sustrato y la falta de oxígeno en las raíces. Los matorrales costeros se desarrollan en la primera barra de la laguna, sobre suelos arenosos sueltos y dunas fijas” (Martínez y Collantes, 2003: 55).

Asimismo, se pueden visitar vestigios arqueológicos como los restos de una estructura de mampostería, de lo que alguna vez fuera una torre cuadrangular del siglo XIX. También se localiza un templo denominado El Caracol, constitución prehispánica maya de los siglos XII y XIII, la cual posiblemente fungía como un señalamiento para la navegación marítima, en la etapa de comercio maya a larga distancia.

La Zona de Apropiación Turística Oriental, se encuentra localizada a lo largo de la costa oriental de la ínsula, cuenta con seis playas de uso recreativo – turístico (El Mirador, Playa Bonita, Punta Chiqueros, Chen Río, Punta Morena y Mezcalitos), estos espacios son utilizados los fines de semana preferentemente por la población local; en las pequeñas franjas de arena se establecen pequeños comercios dedicados a la venta de alimentos, bebidas y souveniers; por otro lado, el oleaje permite practicar el surf y kite surf por la intensidad de los vientos, marea y olas. En el área, se encuentran tres estructuras prehispánicas: Hanan, Ixlapak y Castillo Real.

Por otro lado, esta zona de apropiación pretende ser transformada mediante la extracción de 7 millones de metros cúbicos de arena para la restauración de las playas de Cancún y Playa del Carmen, mismas que fueron afectadas en el año 2005 por el huracán Wilma; a pesar de que la isla fue calificada como sitio Ramsar, el 2 de febrero de 2005, con la finalidad de conservar y utilizar racionalmente los humedales y sus recursos, así como ser un Área Natural Protegida, mediante el decreto presidencial del 19 de julio de 1996 al declarar la zona occidental de la ínsula como Parque Marino Nacional.

CONCLUSIONES

• El turismo es visto primordialmente como actividad económica que contribuye al desarrollo otros sectores productivos. La actividad está vinculada directamente con los recursos naturales y culturales de forma simultánea o separada, así como el uso del tiempo libre de las personas, mismas que se encuentran atraídas por dicho paisaje, lo que trae consigo la necesidad de satisfacer las necesidades de alojamiento, alimentación, transportación y recreación, estas empresas son reconocidas dentro del sector de los servicios, mismas que para su instauración han provocado la construcción de infraestructura de servicios básicos y de acceso para la recepción de los viajeros, y en menor medida de la población residente.

• El turismo en Cozumel es claro reflejo de la expansión de las fuerzas sociotécnicas y científicas de la producción y el correspondiente crecimiento de las necesidades culturales y civilizadoras de los productores, al mismo tiempo que refleja la forma antagónica en que esta expansión se lleva a cabo mediante el modo de producción capitalista (Mandel, 1979).

• La globalización ha impactado significativamente a la propiedad y el comercio de servicios, teniendo en consecuencia el acaparamiento de los ingresos y concentración de la propiedad en manos de algunos empresarios, mismos que han diversificado su oferta de servicios tanto para el turismo como para la población local.

• Con lo anterior “todo el sistema capitalista aparece así como una estructura jerarquizada de diferentes niveles de productividad y como el resultado del desarrollo desigual y combinado con los estados, regiones, ramas de la industria y empresas particulares, desarrollo desencadenado por la búsqueda de ganancias extraordinarias” (Mandel, 1979: 100 - 101).

• A pesar de los esfuerzos de conservación de los recursos y la protección al medio ambiente, el modo de producción se transforma para continuar la reproducción del capital, así lo muestran las evidencias: Proyecto Integral Turístico Marina de Cozumel y la extracción de arena para resarcir los daños ocasionados por los fenómenos naturales.

• El turismo se expande y se apropia del recurso natural y cultural para la reproducción del modo de producción, por ello, se realizó la estructuración de zonas de apropiación, las cuales en primera instancia eran recursos prístinos, y los cuales han ido incrementándose hasta formar bienes y servicios para el visitante extranjero.

Agradecimientos: Universidad de Quintana Roo y Universidad Autónoma del Estado de México, asimismo a la Secretaría de Educación Pública (promeP) por su financiamiento.

BIBLIOGRAFIA

- Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (2005). Huracán Wilma, México.

- Arjona, E. (2005). La satisfacción del turista internacional en la Isla de Cozumel, Tesis, Universidad de Quintana Roo, México.

- Carnival Cruises (2003). Puerta Maya: Cozumel, México, Carnival Cruises, México.

- César Dachary, A. Antochiw Kolpa (1991). Historia de Cozumel. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México.

- Chan Ventura, G. (2006). Historia del turismo de cruceros en Cozumel, Universidad de Quintana Roo, México.

- Chan Vermont, C., V. Rico-Garay, y J. Salvador Flores (2002). Guía ilustrada de la flora costera representativa de la Península de Yucatán, en: Etnoflora Yucatanense, No. 19, Universidad Autónoma de Yucatán, México.

- Escalante, Patricia (1996). Tipos de vegetación de la Isla de Cozumel, Instituto de Biología - Universidad Nacional Autónoma de México, México.

- Fondo Nacional de Fomento al Turismo (2008). Nuevos Megaproyectos, FONATUR, México.

- Gobierno Municipal de Cozumel (2005). Plan municipal de desarrollo 2005-2008, Gobierno Municipal de Cozumel, México.

- Gómez, L. (1998). La isla de Cozumel, Editorial Kukulkán, México.

- González Herrera y Palafox Muñoz (2007). Hoteles Todo Incluido en Cozumel: aproximación a la sustentabilidad como elemento competitivo del destino, en: Turismo em Análise, Vol. 18, No. 2, Noviembre, pp. 220-244, Universidad de São Paolo, Brasil.

- Homan y Reilly (2000). Pan Am, Arcadia Publishing, EUA.

- INE (1999). Environmental Education Course for Instructors, Diving Guides and Crew, Instituto Nacional de Ecología, México.

- INEGI (en línea). Censo General de Población y Vivienda 2000, en: http://www.inegi.gob.mx/lib/olap/general/MDXQueryDatos.asp?#Regreso&c=10261, consultado el 29/05/2008, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, México.

- Instituto de Geografía (2007). Atlas Nacional de México: Mapas temáticos de México, Tomo II, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

- Jiménez J., F. Jiménez, I. Hernández (2005). Estudio de perfil y segmentación de la población turista que visita el Parque Marino Nacional Arrecifes de Cozumel, en: Desarrollo sustentable: turismo, costas y educación, Universidad de Quintana Roo, México.

- Mandel, E. (1979). El capitalismo tardío, Editorial Era, México.

- Martínez, C. (2007). Tipología de los sitios con uso turístico y recreativo en la Isla de Cozumel, México, Tesis, Universidad Nacional Autónoma de México, México.

- Martínez, C. y A. Collantes Chávez - Costa (2003). Turismo en áreas rurales de Cozumel: diagnóstico preliminar, Universidad de Quintana Roo, México.

- Orellana, R., F. Nava y C. Espadas (2008). El clima de Cozumel y la Riviera Maya, en: Biodiversidad acuática de la isla de Cozumel, Plaza y Valdés - Universidad de Quintana Roo, México.

- Pacheco, Mario A. y Francisco J. Vega (2008). Reseña geológica, en: Biodiversidad Acuática de la Isla de Cozumel, Plaza y Valdés - Universidad de Quintana Roo, México.

- Palafox Muñoz, A. (2005). Modernidad y turismo en Cozumel, en: Turismo: teoría y praxis, Plaza y Valdés - Universidad de Quintana Roo, México.

- Palafox Muñoz, A., J. S. Anaya Ortiz, H. A. Ken Sánchez y S. N. Aguilar García (2008). Turismo y biodiversidad: una mirada crítica, en: Biodiversidad acuática de la Isla de Cozumel, Plaza y Valdés - Universidad de Quintana Roo, México.

- Ramos Díaz, M. (1999). Cozumel, Vida Porteña 1920, Universidad de Quintana Roo, México.

- Richards, H. G. (1937). Land and freshwater mollusks from the island of Cozumel, Mexico, and their bearing on the geological history of the region, en: Proceedings of the American Philosophical Society, No. 77, pp. 249-262, American Philosophical Society, EUA.

- Sánchez Crispín, Á. y E. Propin Frejomil (2003). Dependencias regionales del turismo en la Isla de Cozumel, México, en: Cuadernos de Turismo, No. 11, pp. 169-180, Universidad de Murcia, España.

- SEDETUR (2001-2009). Indicadores turísticos 2000 -2008, Secretaria de Turismo del Estado de Quintana Roo, México.

- Sheppard, V. (2005). Etics, Tourists, and the Environmental Practices of the North American Cruise ship Industry: A Comparison Study of the Ethical Standards of Alaskan and Caribbean Cruise Ship Industry, Tesis, Brock University, Canadá.

- Vivas Valdés, V. (2001). Forjadores, TVC Producciones, Cozumel, Quintana Roo, México.

- Vivas Valdés, V. (2008). Travesía por la historia de Cozumel, Gobierno Municipal de Cozumel, México.

- Wang, C. y B. Enfield (2003). A further study of the Tropical Western Hemiphere warm pool, en: Journal of Climate, Vol. 16, No. 10, pp. 1476 - 1493, American Meteorological Society, EUA.

- West, M., L. Cecchi, S. Krein, J. Padilla, D. Brailovsky y L. Morales (2005). Cozumel Reef Monitoring: Ecological Process in Summer 2000, en: Desarrollo sustentable: turismo, costas y educación, Universidad de Quintana Roo, México.

- World Wildlife Foundation México (en línea). Sitios críticos y especies en riesgo en México, en: http://www.wwf.org.mx/wwfmex/especies_cuadro02.php, consultado el 20/05/2008, México.

- Xacur Maiza, J. Á. (1998). Enciclopedia de Quintana Roo, Tomo 8, México.

 


Recibido: 08/05/2009
Aprobado: 05/06/2009
Arbitrado anónimamente

 

 

© 2014 • Instituto de Turismo, Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, Universidad Austral de Chile
Teléfono: 56 63 211158 • Casilla 567 • Campus Isla Teja S/N • Valdivia • Chile
E-mail: